jueves, 14 de noviembre de 2002

Denuncian la destrucción de parte de la rivera del Culebrín en Monesterio

Ecologistas en Acción de Extremadura ha denunciado la destrucción de más de 200 mtrs de la ribera del Culebrín en Monesterio(Badajoz), ante la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Extremadura.

Con motivo de las obras de seguridad fluvial y acceso al camping de Monesterio que la Consejería de Obras Publicas y Turismo de la Junta de Extremadura está llevando a cabo. Se han destruido más de 200 mtrs de bosque de ribera de alto valor ecológico de uno de los ríos más singulares y mejor conservados de la zona. Con un bosque de ribera en Galería, con gran riqueza florística y faunística (Que bien merecería alguna figura de protección).

En total se han cortado unos 200 árboles: álamos negros, olmos, sauces, quejigos... muchos de ellos con alturas de más de 12 metros. Habiendo sido cortados, destoconados y decapado el suelo, con máquinas excavadoras, que han dejado la zona con difícil recuperación a su estado anterior.
Estas obras que se están llevando supuestamente para permitir la reapertura de un camping que carecía de permisos de instalación por parte de C.H. del Guadalquivir, considerándose peligroso al estar situado en zona de inundación.

Para ampliar, pulsa sobre la imagen

Estas medidas, desde Ecologistas en Acción de Extremadura, dudan de que sean efectivas y ponen en tela de juicio la actuación de algunos funcionarios públicos y políticos que despilfarran nuestros impuestos construyendo campings en lugares peligrosos y después pese a saberlo intentar poner remedios a nuestro entender chapuceros y de difícil justificación. Es penoso que esto se produzca cuando estamos recordando los tristes acontecimientos de la riada en Badajoz, y parece que algunas personas siguen empeñadas en jugar con los cauces de nuestros ríos.

Lo más grave del caso es que el informe de impacto ambiental de estas obras indicaba claramente la prohibición de cortar los árboles y pese a ello el funcionario de la Consejería de Obras Públicas y Turismo que dirige la obra parece haber dado la orden de arrancar estos árboles.

Flaco favor se hace desde la Consejería que también es de turismo a esta actividad si destruye con dinero público el patrimonio natural que es el mayor valor de la zona.

Solicitan que se depuren las responsabilidades por si hubiera existido un caso grave de irresponsabilidad de un funcionario que representa a la administración y espera que se sancione con el mayor rigor las infracciones y/o delitos que parecen haberse cometido y sobre todo según indica el artículo 45 de la constitución se obligue a reparar el daño causado.

Este inclumplimiento flagrante de las medidas correctoras va en contra de lo dispuesto en la legislación Medioambiental que Ecologistas en Acción Extremadura considera como muy graves, por lo que se están estudiando otras medidas legales y actuaciones.
En opinión de Ecologistas en Acción de Extremadura la corta de estos árboles y la destrucción de la ribera era totalmente innecesaria, ya que existen métodos y técnicas de ingeniería blanda que no perjudican de esta manera el medio ambiente. Así mismo esta obra no soluciona el problema que es el emplazamiento del camping y sus muros exteriores.
En definitiva Ecologistas en Acción de Extremadura considera el proyecto una chapuza ambiental, que convertirá parte de este río en un canal sin apenas vida. Además de realizar este atentado ambiental, se pretenden sembrar unas 100 moreras, árbol propio de jardinería, que no es autóctono ni propio de riberas.