martes, 6 de mayo de 2003

Se incendia un generador diesel de emergencia


Ecologistas en Acción de Extremadura denuncia un nuevo incidente en la central nuclear de Almaraz (Cáceres) que consistió en un incendio en un generador diesel de emergencia durante las pruebas que se realizaron en el proceso de recarga de la central. Los generadores de emergencia son sistemas fundamentales para la seguridad de la central, por lo que se trata de un incidente grave.

El sábado día 3 de mayo, durante el proceso de recarga de combustible de la central de Almaraz, se procedió a poner en marcha los generadores diesel de emergencia para comprobar su estado. Durante este proceso, el generador número 4 tuvo serios problemas que desembocaron en un incendio que finalmente pudo ser controlado. Las reparaciones, imprescindibles antes de la puesta en marcha de la central, pueden alargar el tiempo de parada entre seis y siete días.

Para Ecologistas en Acción de Extremadura se trata de un grave incidente por varios motivos. El primero es que los generadores diesel de emergencia constituyen un sistema vital para la seguridad de la central. En caso de accidente, son estos sistemas los encargados de producir la electricidad para que los sistemas de emergencia de la central como las barras de control o las bombas de extracción de calor, puedan funcionar. Si se hubiera producido un accidente en la central que hubiera precisado el encendido del generador número 4, éste habría sufrido un incendio, lo que habría agravado el accidente y lo que es más importante, los sistemas de seguridad podrían haberse quedado sin alimentación eléctrica dejando a los operadores sin capacidad para actuar ante el hipotético accidente.

El segundo motivo es que este incendio viene a revelar que las operaciones rutinarias de mantenimiento que se realizan sobre los generadores diesel son francamente deficientes, lo cual es gravísimo porque, como se ha dicho antes, son sistemas claves para garantizar la seguridad de la central. Ecologistas en Acción de Extremadura quiere denunciar estas prácticas que revelan una muy deficiente cultura de seguridad de los responsables de la central y se pregunta: si el mantenimiento de estos sistemas claves es así de malo, ¿cómo será el del resto de los dispositivos de la central?

El incidente que se acaba de producir viene a sumarse al denunciado recientemente por esta asociación, que se produjo en una de las bombas de refrigeración. Ecologistas en Acción de Extremadura recuerda, además, que siguen sin subsanarse las deficiencias del sistema de refrigeración esencial, que motivó una sanción de 90 millones de pesetas en el año 2001. Teniendo en cuenta la degradación de la seguridad que esto supone, lo más sensato sería proceder al cierre de ésta central nuclear.

Ecologistas en Acción de Extremadura no entiende que desde la clase política y la ciudadanía Extremeña se siga permitiendo el funcionamiento de esta central nuclear y espera no sea necesario un accidente de consecuencias catastróficas como el de Chernobil para proceder a su clausura, para esta Asociación ya va siendo hora de que los políticos extremeños se preocupen algo más de la salud de los ciudadanos que se puede estar viendo afectada por las emisiones que realiza esta central y les pide se posicionen claramente marcando plazos concretos e iniciativas para conseguir su cierre y dedicando medios específicos para conseguir este objetivo a corto plazo ya que muchos extremeños como los miembros de Ecologistas en Acción de Extremadura lo demandan.