martes, 3 de junio de 2003

El CSN se pliega a los designios de la nuclear de Almaraz y autoriza su puesta en marcha sin reparar el generador quemado

Ecologistas en Acción de Extremadura ha acusado al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) de sumisión frente a los deseos de los explotadores de la central nuclear de Almaraz (Cáceres), por aceptar la puesta en marcha sin reparar el generador diesel que sufrió un incendio el pasado 3 de mayo. El día 29 de mayo, el CSN decidió eximir a los explotadores de la central nuclear de Almaraz del cumplimiento de una de sus Especificaciones Técnicas de Funcionamiento y autorizar la puesta en marcha de la central sin haber reparado totalmente el generador diesel de emergencia número 4, que sufrió un incendio el día 3 de mayo pasado. A cambio, el CSN autorizó el plan de la central de sustituir el generador quemado por un sistema de seis generadores más pequeños que el original. Critican esta medida que se toma, exclusivamente, para poder poner en funcionamiento la central lo antes posible, sin aguardar a las largas reparaciones necesarias en el generador incendiado.

Como ya reveló esta asociación ecologista, el generador que se incendió no estará reparado antes de mediados o finales de julio y estos trabajos se realizarán en Francia. Los explotadores de la central y el CSN han considerado que era un tiempo demasiado largo sin vender kilowatios-hora a la red y han decido adoptar una medida que permitirá que la central funcione con su seguridad degradada. Las causas más probables del incendió hay que buscarlas en las malas operaciones de mantenimiento realizadas por los explotadores de la central y permitidas por el CSN, por lo que esta decisión está en línea con la excesiva permisividad de este organismo hacia las instalaciones nucleares.

A pesar de lo afirmado por el CSN, el sistema de generadores que viene a sustituir al generador original no dota a la central del mismo nivel de seguridad que tenía antes del incendio. La prueba de que este organismo no confía plenamente en la seguridad de la solución adoptada es que, además de la sustitución, el CSN ha arbitrado una serie de medidas para que no se realicen operaciones de mantenimiento en las líneas de alta tensión que conectan la central con la red, para que se pongan en marcha todas las centrales hidroeléctricas cercanas a Almaraz y, dentro de la central, la organización de turnos especiales de vigilancia. Estos hechos muestran, en opinión de esta asociación, que la sustitución del generador diesel es una chapuza que no garantiza plenamente la seguridad de la central y que, por lo tanto, es necesario apuntalar el funcionamiento de ésta mediante una serie de medidas externas.

El problema del generador diesel ha venido a sumarse al defecto, ya endémico, del sistema de refrigeración de la central, que ha demostrado ser insuficiente en verano y que sigue sin estar reparado. Lo más sensato sería proceder al cierre de la central, pero si no hace así, al menos debería obligarse a sus explotadores a hacerla funcionar con todos sus sistemas de seguridad al cien por cien.

Desde Ecologistas en Acción de Extremadura se pide al gobierno español y Extremeño que tomen medidas para conseguir en un plazo lo más breve posible la clausura de esta central que amenaza y cada vez preocupa más a todos los extremeños/as y se evite que los intereses económicos de una empresa puedan poner en peligro la vida y la salud de los extremeños/as.