lunes, 1 de marzo de 2004

Manifiestan a Juan Carlos Rodríguez Ibarra su preocupación por el proyecto minero de Aguablanca y piden al gobierno regional su paralización

La intervención de Juan Carlos Rodríguez Ibarra en el acto electoral del PSOE, que tuvo lugar ayer 29 de Febrero en el Teatro Carolina Coronado de Almendralejo se vió interrumpida por la protesta de siete jóvenes miembros de Ecologistas en Acción de Extremadura, desplegaron una pancarta con el texto "Paremos un segundo Aznalcóllar. No a la Mina de Aguablanca", con ello querían transmitir al presidente de la Junta de Extremadura y al resto de la sociedad su preocupación por la explotación minera de Aguablanca, que la empresa canadiense Río Nárcea Goldmines está llevando a cabo en Monesterio.

Además el Sábado 28, 40 activistas de Ecologistas en Acción de Extremadura realizaron otro acto de protesta en el acceso a la propia mina, encadenándose para impedir el paso de camiones, coches y maquinaria pesada que acceden al lugar utilizando una vía Pecuaria de forma ilegal, de hecho los Ecologistas reclamaron la presencia de la Guardia Civil que acudió y pudo tomar nota de las múltiples infracciones que se están cometiendo.


Esta Asociación ha manifestado reiteradamente su oposición a este proyecto, que según ellos, atenta contra el desarrollo sostenible y las especies amenazadas que habitan el lugar, y especialmente la explotación de cerdo ibérico de bellota en la comarca de Tentudía y el turismo de naturaleza cuyo potencial está infradesarrollado.

Los ecologistas critican los múltiples incumplimientos de la legislación ambiental y urbanística que se están produciendo: construir careciendo de licencia de obras, ausencia de agua para el proyecto ya que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir ha denegado esta posibilidad, grave perjuicio al habitat de especies amenazadas como la Cigüeña Negra, la nutria o el Lince ibérico, tala de varios cientos de grandes encinas, algunas en el Cordel Almaden- Sevilla de propiedad pública, realización de obras sin contar con recalificación urbanística en firme....

Esta Asociación también lamenta la lenta respuesta a sus denuncias judiciales y administrativas, habiendo decido realizar estas acciones simbólicas de protesta para mostrar a los medios de comunicación y a los ciudadanos las barbaridades que se están cometiendo en la mina a cielo abierto de Níquel que se pretende llevar a cabo en el paraje de Aguablanca en Monesterio.

Los ecologistas han solicitado como paso inmediado que no se conceda la recalificación urbanística y que se incluya Aguablanca en la Red de espacios protegidos y la red natura 2000 tal y como ya está todo el entorno limítrofe de Andalucia de similares valores ambientales, declarado Parque Natural, ZEPA, LIC y Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Esta Asociación llama la atención sobre el hecho de que la comunidad autónoma andaluza ha recurrido la declaración de impacto ambiental favorable del Ministerio de Medio Ambiente por considerarlo deficiente y con gran riesgo de deterioro ambiental.