lunes, 27 de septiembre de 2004

Intereses económicos detrás de algunos incendios forestales

El incendio forestal que afectó el pasado sábado día 25 de Septiembre a los municipios de Pozuelo de Zarzón, Guijo de Galisteo, Morcillo y Montehermoso, y que afectó a más de 1.500 hectáreas es considerado por Ecologistas en Acción de Extremadura como el desastre ecológico más importante acaecido en la región durante este verano.

Ecologistas en Acción de Extremadura denuncia que los incendios forestales son provocados en un 90 % de los casos y que existen intereses agrícolas detrás de muchos de los numerosos incendios que vienen afectando al norte de la provincia de Cáceres durante los últimos años. Además, existen casos en la Comarca de Hurdes -como en Pinofranqueado y Casar de Palomero-, en donde la Junta de Extremadura está autorizando cambios de cultivo para la plantación de olivos y cerezos en las zonas quemadas el verano de 2003 y anteriores, lo cuál tan sólo hace alentar la acción de los pirómanos que provocan la destrucción de nuestros bosques transformando el paisaje de Las Hurdes, Gata, Jerte, La Vera y zonas aledañas.

Actualmente, el escaso compromiso de la Junta de Extremadura en la conservación de la naturaleza, se está traduciendo en la transformación de amplias zonas forestales en explotaciones agrícolas que su mayoría son autorizadas de manera indiscriminada por la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente.

Pistas y cortas tras incendios en Hurdes












Consideran como de “bochornosa y lamentable” la política de la Junta en materia de incendios forestales, ya que la misma se resume en una mera política de dotación presupuestaria y de creación de infraestructuras que son inútiles ante la acción delictiva de quienes queman intencionadamente nuestros bosques, además de generar graves impactos en sí mismos, como las numerosas pistas construidas en las Hurdes, Gata o Valle del Ambroz, por las que esta Asociación ha presentado varias quejas en Bruselas.

Además, curiosamente está demostrado que cuanto más aumentan los presupuestos en materia de incendios más fuegos se producen cada año, por lo que Ecologistas en Acción de Extremadura propone no invertir tanto en equipamientos e infraestructuras, sino realmente en que no se produzcan incendios, para lo cuál son necesarias acciones de educación ambiental, prevención y por supuesto de persecución de los culpables e interesados. Sería muy positiva una mayor especialización y dotación de personal en el Seprona y en Medio Ambiente, la creación de un cuerpo de agentes forestales exclusivamente dedicado a la investigación de delitos como estos de gran gravedad, y por supuesto es precisa una voluntad política que ahora no existe, para frenar drásticamente con esta lacra de incendios que viene recrudeciéndose durante los últimos 5 años en Extremadura.

Piden trasparencia y que la Junta haga públicos los datos sobre las causas de los incendios forestales ocurridos este verano, sin olvidar que la verdadera lucha contra los incendios forestales es la persecución de los culpables y en el procesamiento judicial de los pirómanos.

En este sentido consideran que las declaraciones del Consejero de Desarrollo Rural López Iniesta son muy poco convincentes y no esclarecen ni las causas de los incendios, ni los daños ecológicos causados, ni cuáles van a ser las acciones para evitarlos. En concreto, es desalentador que las declaraciones del Consejero incidan exclusivamente en los medios técnicos y humanos puestos en marcha desde las diferentes administraciones y en la virulencia del viento, mientras que se distrae a la opinión pública de los verdaderos motivos que hay detrás de los incendios, no se habla de consecuencias como la desertificación o la pérdida de biodiversidad, ni se adoptan medidas que impidan los cambios de cultivos en las zonas quemadas.

Ecologistas en Acción de Extremadura reclama en este sentido seriedad y compromiso, y pide un seguimiento de las zonas incendiadas para que no se transformen en nuevos cultivos, ya que el valor social de nuestros bosques o matorrales de gran valor no puede estar a merced de intereses económicos particulares, ni puede primar la impunidad de quiénes año tras año incendian nuestros bosques. Es vergonzoso que la administración no utilice los medios a su alcance como los satélites con fines científicos y militares para perseguir a los pirómanos. Y se preguntan: ¿es acaso imposible aplicar la tecnología o es que simplemente no interesa erradicar los incendios forestales?.