lunes, 4 de septiembre de 2006

Más movilizaciones contra el cementerio nuclear en Extremadura

El pasado sábado por la tarde se manifestaron unas 3.000 personas en Bohonal de Ibor (Cáceres) para oponerse a la construcción del cementerio nuclear en la comarca de los Ibores. Seis alcaldes de la comarca portaron la pancarta inicial de la protesta.

Esta es una más de las movilizaciones contra el cementerio nuclear (denominado Almacén Temporal Centralizado, ATC) de los ciudadanos del entorno de estas localidades y que Ecologistas en Acción, junto con otras muchas organizaciones, apoya en Extremadura y en el resto del territorio estatal.

Para Ecologistas en Acción los doce millones de euros al año que se ofrecen a las localidades que lo alberguen no compensan en absoluto la amenaza que suponen la existencia de residuos radioactivos durante miles de años, y el terrible legado que constituye para las futuras generaciones. Avisan de que lejos de servir para su desarrollo pueden constituir un terrible lastre y espantar otras actividades e inversiones más sostenibles y saludables.

Los ciudadanos de la comarca están actuando contra este cementerio nuclear con recogidas de firmas, reuniones, nuevas movilizaciones y se suceden las declaraciones de oposición a la ubicación del ATC en esta comarca y en toda la región.

Desde Ecologistas en Acción se recomienda participar en todo tipo de iniciativas, como la que en pocos días ha recogido más de 700 firmas contra la instalación del cementerio entre los vecinos de Mesas de Ibor y alrededores. Estas firmas, unidas a las miles que se han recogido en el pueblo de Peque (Zamora), zonas ambas con no muchos habitantes en las que se han congregado miles de manifestantes, demuestran que los ciudadanos y ciudadanas están en contra de la energía nuclear y de todos los problemas que implica. Hoy ha trascendido que otras cinco localidades extremeñas: Casas de Miravete, Millanes de la Mata, Toril, Casatejada e Higuera de Albalat han pedido información al Ministerio de Industria sobre las condiciones para ubicar en ellas el cementerio nuclear.

Ecologistas en Acción sigue manteniendo que mientras no haya un calendario de cierre aceptable de las centrales nucleares, no se debería hablar de la gestión de los residuos radiactivos que esas mismas instalaciones producen. Lo contrario es una grave irresponsabilidad, ya que no se conoce la cantidad de residuos que hay que gestionar y por tanto las dimensiones del ATC, ni las emisiones radioactivas que puede producir o sus efectos sobre la salud y el medio ambiente.

Por último, se anima a los extremeños, y a todo el que quiera, a participar en la manifestación a favor del cierre de la Central Nuclear de Almaraz, que comenzará el día 9 de septiembre a las 12 h del mediodía del paseo de la Estación de Navalmoral de la Mata, desde donde los manifestantes se trasladarán a la Central Nuclear de Almaraz.