viernes, 14 de diciembre de 2007

La seguridad de la Central Nuclear de Almaraz ha sido de nuevo puesta en evidencia

“En el juicio celebrado el 13 de diciembre de 2007, a juicio de Ecologistas Extremadura, se ha puesto de manifiesto la falta de cultura de seguridad en la central nuclear de Almaraz y en especial de la persona teóricamente responsable, cuya falta de preparación ha quedado públicamente de manifiesto.

Imagen de la acción de Greenpeace donde quedó en entredicho la seguridad de la Central Nuclear de Almaraz (Foto: Greenpeace)

Ecologistas Extremadura desea manifestar su preocupación ante lo sucedido durante el juicio de faltas celebrado ayer, 13 de diciembre de 2007, en los juzgados de Navalmoral de la Mata, y en el que los responsables de la central pretendían que se condenara a unos activistas de Greenpeace por una supuesta falta de coacciones que los ecologistas consideran no ha existido.

A Ecologistas Extremadura no deja de sorprenderles la actitud de los responsables de la Central Nuclear, que pretendieron que se abriera un juicio por delito penal -que finalmente se quedó en un juicio de faltas- por una protesta pacífica de ciudadanos cuyo único propósito era defender los derechos y la salud de la mayoría, así como reivindicar las energías renovables frente a la peligrosa y contaminante energía nuclear. Desde esta Asociación han mostrado públicamente su agradecimiento a los miembros de Greenpeace participantes en la acción del 24 de Mayo de 2007 en la que quedó claramente en evidencia la vulnerabilidad de esta planta nuclear y la facilidad de acceso a la misma (por agua, tierra y aire) para cualquiera que se lo proponga.

Imagen de la acción de Greenpeace donde quedó en entredicho la seguridad de la Central Nuclear de Almaraz (Foto: Greenpeace)

El responsable de la seguridad pretendía que se condenara a los activistas aduciendo que bloquearon el único acceso a la central nuclear. Posteriormente se desdijo de esta afirmación y tuvo que reconocer que existen más accesos, ya que durante el transcurso de la acción por uno de ellos (no supo precisar cuál), accedieron Guardias Civiles en sus vehículos al interior del recinto. El que el máximo responsable de la central, Domingo Martín, afirme desconocer cuántas entradas tiene la nuclear es, en opinión de los ecologistas, sumamente preocupante, sobre todo teniendo en cuenta que, según sus palabras, lleva más de veinte años trabajando en la planta. En este sentido, consideran reveladoras las valoraciones que durante el juicio ha efectuado el fiscal, que incluso ha considerado sospechosa la actitud del responsable de seguridad, quien ha demostrado desconocer aspectos esenciales del Plan de Emergencia Interior de la central nuclear de Almaraz ante una contingencia de este tipo. Ante la gravedad de estos hechos, Greenpeace ha manifestado en nota de prensa que se los va a comunicar al CSN para que se investiguen, y por eso se espera que dicho organismo tome adopte medidas drásticas al respecto.

Desde Ecologistas Extremadura consideran que este juicio en modo alguno debería haberse celebrado, y lamentan que algunos pretendan emplear la justicia únicamente para defender sus intereses económicos. Les parecería de lo más oportuno que la fiscalía y los jueces extremeños investigaran las supuestas irregularidades que se podrían estar dando en la central nuclear de Almaraz, como las que puso de manifiesto el programa de Mercedes Milá en Telecinco Diario de Una Amenaza.

Desde Ecologistas Extremadura confían en que los activistas de Greenpeace sean absueltos de las acusaciones que pesa sobre ellos, y desean transmitirle el agradecimiento de sus socios/as por su altruista acción en defensa de todos los extremeños y de nuestro planeta.

Ante este cúmulo de despropósitos, la Asociación vuelve a manifestar con más fuerza que nunca sus dudas sobre la seguridad de esta central nuclear, y a insistir en la necesidad de cerrar Almaraz lo antes posible. Por ello pide al PSOE que plasme en acciones claras y concretas su compromiso de clausurar la planta atómica en 2010, respondiendo así al deseo mayoritario de los extremeños de que Almaraz se cierre cuanto antes.

----------------------------------------------------------------

COMUNICADO DE PRENSA DE GREENPEACE

13 de diciembre de 2007

Juicio de faltas contra activistas de Greenpeace

LA FISCALÍA SE SORPRENDE POR EL DESCONOCIMIENTO SOBRE SEGURIDAD DEL RESPONSABLE DE LA CENTRAL NUCLEAR DE ALMARAZ


La organización pondrá en conocimiento del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) que el responsable de Almaraz no sabe cuántas puertas tiene su instalación

Imagen de la acción de Greenpeace donde quedó en entredicho la seguridad de la Central Nuclear de Almaraz, un activista sobrevoló la central nuclear sin dificultad alguna(Foto: Greenpeace)

Durante la mañana de hoy se ha celebrado la vista oral del juicio de faltas contra 18 activistas de Greenpeace en el Juzgado de Instrucción nº1 de Navalmoral de la Mata (Cáceres), denunciados por la Central Nuclear de Almaraz tras la acción de protesta pacífica realizada por activistas de esta organización el pasado 24 de mayo. El abogado de Greenpeace ha solicitado la absolución de los activistas.

Tras el interrogatorio a lo largo de toda la sesión ha quedado demostrado el gran desconocimiento del responsable de seguridad de la central nuclear de Almaraz en las materias de su competencia tras el interrogatorio desarrollado. A modo de ejemplo, no sabía el número de puertas de la instalación o por cuál de ellas había accedido la Guardia Civil al interior de la central en el momento de la protesta.

Imagen de la acción de Greenpeace donde quedó en entredicho la seguridad de la Central Nuclear de Almaraz (Foto: Greenpeace)

La fiscalía ha considerado sospechosa la declaración del responsable de seguridad. Además, se ha constatado la ausencia de cultura de seguridad de su responsable, al no saber responder, ante las preguntas de la jueza que instruye el caso, sobre el plan de emergencia interior de una instalación tan peligrosa como una central nuclear. Greenpeace ha hecho saber durante la celebración de la vista que pondrá en conocimiento del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) esta grave situación.

A primera hora de la mañana del 24 de mayo, activistas de Greenpeace se manifestaron pacíficamente en la entrada principal de la central nuclear de Almaraz y desplegaron dos grandes pancartas con el texto “No a las nucleares, Sí a las renovables” para denunciar el mal funcionamiento del parque nuclear español y exigir al Gobierno socialista que ponga en marcha ya su prometido plan de abandono de la energía nuclear. Este plan debe comenzar con el cierre inmediato y definitivo de la central de Garoña, debido a sus graves problemas de seguridad, y debe ser seguido en breve por el de las centrales nucleares de Almaraz en el 2010 y Ascó (Tarragona).

Más información al respecto en:
www.greenpeace.es

2 comentarios:

Ecologistas Extremadura dijo...

Varapalo judicial a la central nuclear de Almaraz
La central nuclear de Almaraz no logra demostrar la culpabilidad de los 18 activistas de Greenpeace, que quedan absueltos
20 diciembre 2007
La sentencia pone en evidencia las numerosas contradicciones y la “poca credibilidad” de las declaraciones del representante de la central nuclear. La central nuclear de Almaraz ha sufrido un grave revés judicial en sus pretensiones de culpabilizar y condenar a los activistas de Greenpeace que participaron en una protesta pacífica contra esta central nuclear el pasado 24 de mayo.
Así pues, los 18 activistas de Greenpeace que aquel día se encadenaron a una de las puertas del recinto de la instalación, a quienes la central nuclear de Almaraz pretendió inicialmente imputar un delito de coacciones, han sido finalmente absueltos por el Juzgado de instrucción no. 2 de Navalmoral de la Mata (Cáceres), mediante reciente sentencia emitida tras el juicio celebrado en este Juzgado el pasado 13 de diciembre.

En su fallo, este Juzgado declara la libre absolución de los 18 activistas denunciados de las imputaciones vertidas en su contra por la central nuclear de Almaraz basándose en una serie de importantes fundamentos jurídicos.

En primer lugar, la sentencia determina que los hechos denunciados (encadenarse a una de las puertas de acceso a la central nuclear de Almaraz) no son constitutivos de infracción penal y que procede a la absolución por la ausencia de pruebas que desvirtúen la presunción de inocencia.

En ese sentido, la sentencia establece que en la práctica de la prueba realizada durante el juicio, el denunciante -la central nuclear de Almaraz- no logró demostrar que las personas denunciadas por ella fueran las que llevaron a cabo el citado encadenamiento.

Además, y la sentencia hace especial hincapié en ello, el representante de la central nuclear de Almaraz, el jefe de seguridad, quien fue testigo de los hechos denunciados, “en su declaración mostró diversas contradicciones ante preguntas clave, la principal referida al número de accesos a la central”, como se puede leer en la sentencia.

La sentencia valora la declaración del responsable de la central nuclear de Almaraz como “poco creíble”, lo que basa “no sólo en la contradicción de lo afirmado, sino también por la forma de expresarse y conducirse, así como la razón de su conocimiento”.

En efecto, el responsable de seguridad de la central nuclear de Almaraz, a pesar de llevar trabajando más de 20 años en la central, tal y como él mismo afirmó en el juicio, mostró un sorprendente desconocimiento sobre las características de la instalación, en concreto del número de accesos a ella, sobre lo que se contradijo notoria y repetidamente, aspecto éste que llevó al representante de la Fiscalía a manifestar durante el juicio que encontraba “sospechoso” el testimonio del denunciante.

Así, como refleja la sentencia, el jefe de seguridad de la central nuclear, “primero aseguró que sólo existe un acceso al terreno de la central, coincidiendo con el que fue objeto de la acción de encadenamiento, (…), a continuación, después de declarar que lleva 20 años trabajando en la Central Nuclear contesta a preguntas del Letrado [de Greenpeace], de forma evasiva y tras inconcreciones continuadas, [afirma] que existen dos puertas de acceso y que la Guardia Civil accedió por una de ellas el día de los hechos; finalmente, se vuelve a contradecir reconociendo al final que, en realidad, son tres los accesos a la central nuclear”.

Greenpeace considera que con esta sentencia ha quedado en evidencia la actitud falsa de la central nuclear de Almaraz, así como que su verdadera intención y propósito era el de culpabilizar y escarmentar a los activistas antinucleares para tratar de impedir nuevas protestas, en el ejercicio del derecho de manifestación, contra la actividad contaminante y peligrosa de esta instalación atómica.

La organización ecologista seguirá llevando a cabo de forma activa e independiente su labor de denuncia contra todas aquellas actividades que ponen en riesgo la salud pública y el medio ambiente, como es la producción de electricidad por medio de centrales nucleares.

En este sentido, Greenpeace exige al Gobierno socialista que cumpla su compromiso de poner en marcha antes del fin de la legislatura un plan de cierre de las centrales nucleares, empezando por las más viejas y peligrosas: la de Santa Mª de Garoña (Burgos) y las dos unidades de Almaraz (Cáceres).

http://www.greenpeace.org/espana/news/varapalo-judicial-a-la-central

Moralo dijo...

Cada vez estoy más preocupado por el riesgo que representa la central nuclear para nosotros. Finalmente la cerraran en 2010. Eso creo yo.