miércoles, 1 de febrero de 2012

Extremadura no es un lugar idóneo para la implantación de la energía eólica

Doce asociaciones ciudadanas de Extremadura se reúnen en Cáceres para manifestar su oposición a los elevados sacrificios ambientales y patrimoniales que pueden derivarse de la aprobación del centenar de proyectos eólicos en diferentes fases de autorización en la región.


Envían una carta al Presidente de la Junta de Extremadura y al Consejero de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía, mostrando su oposición a un desarrollo eólico que conlleva demasiados sacrificios, a cambio de poca energía y un dudoso beneficio económico para las comunidades locales afectadas.


Cáceres. 30/01/2012. Las asociaciones firmantes indican que los datos de medición de vientos en la región son determinantes: Extremadura es una zona de poco viento (la Comunidad autónoma menos ventosa de España) y por consiguiente, la producción energética real de los parques eólicos que se pretenden instalar, en promedio anual, será de poco más del 15 % de su potencia instalada. Los ingenieros llaman a este 15% el “factor de carga”. Según se desprende del informe anual de Red Eléctrica de España, el factor de carga eólico promedio de toda España fue del 22,8% en 2009, y del 25,4% en 2010, que fue un año muy ventoso. Siendo la potencia instalada de los 97 proyectos eólicos de Extremadura unos 1.700 MW, la producción real sería de 1.700 MW x 15% = 255 MW. En resumidas cuentas, el centenar de plantas eólicas extremeñas producirían lo mismo que una sola planta de biomasa de 250 MW funcionando al 100%, o menos de la mitad que una sola planta térmica de gas de ciclo combinado, que suelen ser de 600 MW. Resulta ser poca energía por tanta inversión y tanta destrucción, a la que habría que sumar la producida por cientos de kilómetros de grandes tendidos eléctricos, que atravesarían numerosas comarcas, necesarios para conectar a la red nacional de distribución, los dispersos parques eólicos


Los proyectos eólicos, por sus características, llevan asociados elevados impactos ambientales y paisajísticos, que pueden afectar de forma irreversible a muchos de los elementos que definen el creciente atractivo turístico de Extremadura, como un destino rural, verde y tranquilo. Existen ya evidencias contrastadas sobre la elevada mortalidad que producen los parques eólicos en aves y murciélagos protegidos, así como su irremediable impacto sobre el paisaje rural.


Por el contrario, sus beneficios económicos, en forma de empleo para la población local o de impuestos, son muy limitados y temporales, a cambio de grandes sacrificios sobre el patrimonio territorial de los municipios afectados.


Las actividades económicas realmente duraderas que deben potenciarse, son aquellas que se basan en la utilización sostenible y la conservación de los valores que forman parte de la identidad rural de la región, incluidas sus amplias zonas naturales y sus valores ornitológicos conocidos a nivel mundial. La preservación de este patrimonio natural y cultural, junto a la escasez de viento, hacen de Extremadura el lugar menos idóneo de Europa para instalar parques eólicos.


Por todo ello, las asociaciones firmantes comunican su intención de trabajar para que tanto la población extremeña, como el gobierno autonómico, valoren en justa medida lo absurdo que sería destruir una parte significativa del paisaje extremeño, de sus valores naturales y patrimoniales, con el fin de cubrir unos objetivos de producción de energía alternativa muy modestos y que en nada parece que vayan a contribuir a la reducción de emisiones.


Igualmente las asociaciones firmantes del comunicado sostienen que es necesaria una mayor seriedad y compromiso en la lucha contra el calentamiento global, sustituyendo de una vez por todas las formas de generación más contaminantes, por energías alternativas eficaces e implantadas sin sacrificar otros valores naturales. No es admisible que, mientras se suspenden las ayudas a la generación de todas las energías alternativas, se mantengan las primas al carbón, uno de los combustibles más contaminantes que existen.


Organizaciones que suscriben este comunicado:

SEO/BirdLife

ADENEX

Ecologistas Extremadura

AMUS

Sociedad Zoológica de Extremadura

SECEMU (Sociedad para el Estudio y la Conservación de los Murciélagos)

ANSER

PANACEX (Patrimonio Natural y Cultural de Extremadura)

SALVAREX (Salvar Extremadura)

Plataforma Ciudadana de Plasencia

Plataforma contra tendidos eléctricos Malpartida de Plasencia

ARBA Extremadura