domingo, 11 de enero de 2004

Arranque de encinas centenarias en una finca de Badajoz

Los Ecologistas denuncian la indiferencia de la Junta de Extremadura ante el arranque ilegal de 20 hectáreas de encinas centenarias en Badajoz, según este colectivo no se ha sancionado adecuadamente a los infractores, ni se ha restaurado el lugar.

La encina que ha quedado tras el arranque de gran cantidad de árboles autóctonos centenarios

La Asociación Ecologistas en Acción de Extremadura ha presentado denuncia ante la pasividad de la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente por los hechos acaecidos en el paraje conocido como Las Monjías, en Badajoz, entre los meses de Enero y Abril de 2002. Entonces se produjo el arranque y roturación de unas 20 hectáreas pobladas por encinas centenarias, de las que sólo han quedado dos en las proximidades de la carretera que pasa junto a la finca.

Según las informaciones que han llegado a esta asociación, el citado arranque de árboles y el cambio de cultivo carecía de las autorizaciones y de Estudio de Impacto Ambiental y se encontraba denunciado ya que la finca es claramente visible desde la carretera, este colectivo confiaba en que se estaba instruyendo el oportuno expediente sancionador, que debería conllevar la restauración ambiental del lugar.

Sin embargo, en la finca se observa que lejos de restaurarse el hábitat, se ha procedido por parte de los propietarios a plantar viñas, e incluso a realizar un pozo de sondeo, los Ecologistas creen que las dos actividades se están haciendo sin contar con autorización, ya que no sería posible ante las actuaciones ilegales realizadas previamente.

Se da la circunstancia agravante de que esta zona se encuentra en el área de influencia del LIC Complejo Lagunar de la Albuera también declarada área protegida por el Convenio de Ramsar. Siendo zona de alimentación y habitat de diversas especies protegidas.

Desde esta asociación se considera un contrasentido que con los excedentes agrarios que existen en la actualidad, las diversas normas que regulan la explotación del sector vitivinícola y las políticas de la PAC, se realicen nuevas plantaciones de viñedos arrancando encinas centenarias, y recuerdan que permitir estas actividades pueden conducir a la desrregulación del sector repercutiendo negativamente en el mercado, perjudicando gravemente a los agricultores que si respetan las leyes.

Para Ecologistas en Acción de Extremadura es necesaria una actuación más eficaz de la Dirección General de Medio Ambiente, que evite la política de hechos consumados que se practica en muchos atentados ecológicos y para ello consideran que el mejor camino es obligar a los infractores a restaurar el habitat dañado, lo que consideran más importante que el pago de la sanción económica impuesta que en muchos casos es insignificante ante el beneficio económico obtenido por el infractor.