sábado, 28 de noviembre de 2020

ONGs ambientales rechazan la tergiversación sel sector cinegético sobre los ungulados en Monfragüe y piden el fin de la alimentación suplementaria

 

LAS ONGs AMBIENTALES DE EXTREMADURA, RECHAZAN LA TERGIVERSACIÓN QUE VIERTE EL SECTOR CINEGÉTICO EXTREMEÑO EN RELACIÓN A LA GESTIÓN DE UNGULADOS EN EL PARQUE NACIONAL DE MONFRAGÜE 

Las ONGs de protección de la naturaleza de Extremadura ADENEX, AMUS, ANSER, DEMA, GRUS, Ecologistas en Acción de Extremadura, Ecologistas Extremadura, SEO-Birdlife y Sociedad Extremeña de Zoología, rechazan de forma contundente la tergiversación que el sector de la caza hace del problema de la sobre población de ungulados cinegéticos (ciervo y jabalí) para favorecer sus intereses.

 Después de décadas creando este problema, con una gestión de la caza mayor que ha propiciado su crecimiento demográfico,  ahora pretenden hacer creer que la culpa del problema es la gestión del Parque Nacional extremeño y no suya.

En realidad, hace décadas que se complementa la alimentación de ciervos y jabalíes en los cotos extremeños, para lograr trofeos de mayor porte, pero también multiplicando de forma artificial sus poblaciones.

Por tanto, la afirmación que hace el sector de la caza sobre Monfragüe es falsa y busca únicamente ocultar su responsabilidad en el problema de las sobre poblaciones de ungulados cinegéticos que llevan años fomentando.

Las ONG conservacionistas piden al sector que reflexione y que empiece a asumir sus responsabilidades y pase ser más sostenible la gestión cinegética evitando la alimentación suplementaria.

Suscriben este comunicado ADENEX, AMUS, ANSER, DEMA, ECOLOGISTAS EN ACCIÓN EXTREMADURA, ECOLOGISTAS EXTREMADURA, GRUS, SEO/BIRDLIFE Y SOCIEDAD EXTREMEÑA DE ZOOLOGÍA.

El ciervo es uno de los animales que algunos cazadores quieren seguir matando dentro del Parque Nacional con excusas, los gestores cinegéticos utilizan la alimentación suplementaria para que tengan mayores cornamentas con suplementos de alimento y sales minerales, lo que también provoca sobrepoblación y daños a la vegetación




lunes, 16 de noviembre de 2020

Cerca de 100.000 firmas rechazan declarar BIC las monterías y rehalas en Extremadura

    • Apuntan a que las rehalas ponen en riesgo a especies protegidas y que las monterías tienen impacto negativo en el turismo rural y de naturaleza, entre otros argumentos

    • La iniciativa ha sido respaldada por un total de 63 entidades, profesionales y colectivos 

La iniciativa de declarar Bien de Interés Cultural las monterías y rehalas en Extremadura se inició a principios de 2018, cuando la Federación Extremeña de Caza presentó formalmente la documentación ante la Junta de Extremadura. Posteriormente el partido político Ciudadanos propuso en la Asamblea de Extremadura instar a la Consejería de Cultura a agilizar dicho trámite, justo un año después de que el uso de rehalas saltara a la actualidad y se cuestionara tras despeñarse 12 perros y un ciervo en una montería celebrada en la localidad cacereña de Herreruela; lo ocurrido despertó una tremenda ola de indignación en todo el país. Este rechazo social es uno de los motivos por el que más de medio centenar de colectivos y profesionales formados por -entre otros- organizaciones ecologistas, de protección animal, educadores caninos, veterinarios y abogados solicitaron a los grupos parlamentarios extremeños que votasen en contra de dicha propuesta, que fue llevada al pleno de la Asamblea el 5 de diciembre de 2019. Finalmente ésta fue aprobada con los votos a favor de Ciudadanos, Partido Popular y PSOE, y los votos en contra de Unidas por Extremadura, y actualmente esta propuesta se encuentra en estudio por parte de la Consejería de Cultura de la Junta.

Perros de rehala cayendo durante la montería en Herreruela

Desde entonces, un número creciente de entidades* han mostrado públicamente su disconformidad a que se proteja públicamente y se subvencione (con ayudas económicas destinadas a Cultura) una actividad que está intentando blindarse, mientras es cuestionada por un amplio sector de la población. La oposición a la declaración BIC de rehalas y monterías en Extremadura se ha reflejado también en una recogida de firmas on line abierta a tal efecto, lleva ya sumados más de 92.400 apoyos.  

Los argumentos planteados para oponerse a esta declaración BIC son diversos. Uno de ellos es que el empleo de rehalas está en entredicho por su impacto negativo sobre el medio ambiente, especialmente por la imposibilidad de asegurar que los perros no ataquen a especies legalmente protegidas. Estos canes son seleccionados y se potencia su agresividad contra los animales silvestres, lo que pondría en peligro a especies amenazadas, como ya ha ocurrido con la muerte de un lince en la provincia de Córdoba y la huida de otro en el parque nacional de Monfragüe. Asimismo, pueden llegar a atacar e incluso matar también a especies domésticas, como se ha documentado en las localidades extremeñas de Cachorrilla y Valverde de Leganés. 

Lince matado por perros de rehala en una Montería en la provincia de Córdoba


En un contexto social cada vez más sensible ante el maltrato animal, otro aspecto a considerar en las rehalas es la cuestionable calidad de vida en muchos de estos perros. Existe ya un apreciable número de denuncias y condenas por la deficitaria situación higiénico-sanitaria que a veces llegan a padecer, como la que se ha puesto de manifiesto en la investigación recientemente abierta al propietario y al cuidador de una rehala en la localidad pacense de Puebla de la Reina, en cuyas instalaciones el SEPRONA ha hallado más de una veintena de perros muertos a consecuencia de la desatención y abandono que sufrieron.

Por otra parte, quienes son favorables a blindar estas actividades cinegéticas aluden a la relevancia económica que generan, pero se olvidan de cómo perjudican estas cacerías al desarrollo de otras actividades en auge y más rentables para el mundo rural, como el del turismo de naturaleza o los deportes al aire libre, y a la riqueza económica que esto conlleva (hostelería, restauración y comercio de esas zonas).

La iniciativa que se opone a la declaración BIC concluye que “la protección del patrimonio cultural supone un reconocimiento que debe afianzar la continuidad de prácticas tradicionales que estén en armonía con el territorio en el cual se desarrollan, y no deben convertirse en simples declaraciones que vayan en contra de aspectos tan importantes como la sostenibilidad y la cohesión social. Una actividad que conlleva la muerte y sufrimiento de animales, y que es fuente de tanta controversia entre la ciudadanía, no debería ser objeto de blindaje por parte de las instituciones”.


* Las entidades profesionales y colectivos que apoyan esta iniciativa son: 

Abogacía Andaluza por la Defensa Animal (AADA), ACAN Badajoz, Acudame Mérida, Adana Badajoz, Adepac Calamonte, Adopciones Caralápiz, Adopta Plasencia, AMIDEA Miajadas, Amor Animal Montijo, AMUS, AMZ abogado, ANCAT gatos Badajoz, ANCRASE  (Asociación Naturalista para la Conservación y Recuperación de Animales Silvestres y Ecosistemas), Animales Monumentales Cáceres, ANSER, Asociación ANIMA Villanueva de la Serena, Asociación Cacereña para la Protección y Defensa de los Animales, Asociación Nacional de Formadores y Adiestradores Caninos, Asociación Protectora de Don Benito (Prado), Asociación Protectora Hachiko, Asociación Protectora "La Ciudad de los Gatos” (Salamanca), Asociación vecinal Impulsa Montijo, Asociación de Veterinarios AVATMA, Asociación para el Vínculo Humano-Animal (AVHA), ATECAN Extremadura, Badajoz Animal Save, Badajoz Climate Save, Batallón Perruno Mérida, CACMA (Colectivo Andaluz contra el Maltrato Animal), CanEducado, Cristicats protectora felina, Ddevida Utrera, DEMA, Ecologistas Extremadura, Ecologistas en Acción Extremadura, Eduquina Etología, El Bosque de Sury, Empatiza Córdoba, Empty Cages, Escuela Canina Can de Luna, FEPAEX (federación de protectoras de animales Extremeñas), Free Fox, Gemma Alvarez Martínez abogada, Grus, Holipet, Huellas Sin Voz Extremadura, La Armada Felina de Cabra (Córdoba), La Sagra Antiespecista, Lobo Marley, Plataforma Defensa Animal Extremeña, Plataforma Montijana Contra el Maltrato Animal, Plataforma NAC (No A la Caza), Proyecto Animalista por la Vida, Salvemos Animales de Mérida (SAM), SOS perrera Badajoz, RECAL Almendralejo, Refugio Turgalium, ¿Serás su voz?, Sociedad Extremeña de Zoología (SEZ), Sociedad Española contra la Violencia (SECVI), SOS Animales Campanario, SOS 112 Vagabundos, Teresa Salado Abogada

Ciervo en la berrea, uno de los animales que se suelen matar en las monterías

Enlace a la campaña de firmas contra la declaración de monterías y rehalas como bic en Change.org

jueves, 12 de noviembre de 2020

Piden la suspensión de novilladas en Herrera del Duque

La Asociación Ecologistas Extremadura ha registrado escritos dirigidos a la Delegada del Gobierno de Extremadura en Badajoz y al Subdelegado del Gobierno en  Badajoz. 

Han solicitado información y certificaciones sobre las novilladas que se pretenden a celebrar el próximo Sábado 14 de noviembre, y domingo 15 de noviembre en el Municipio de Herrera del Duque, desde estas asociaciones tienen sus dudas de que cumplan el reglamento taurino y consideran extraño que estas corridas que no se podían celebrar en Andalucía por el riesgo sanitario, inicialmente estaban previstas en Fuengirola, si se puedan celebrar aquí.

Toro maltratado y matado en una becerrada foto de Animal Guardians y La Tortura No es Cultura

 

                Dichos espectáculos públicos, requieren expresamente de autorización administrativa emitida por la Delegación del Gobierno, a efectos de no incurrir en un delito de maltrato animal contemplado en el artículo 337 bis del actual código penal español.

 Por otro lado, y en base a la Ley 19/2013 de 9 de diciembre, de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno, y a tenor de los establecido en el artículo 2, punto 1 apartado a), y ejerciendo su derecho de acceso de los ciudadanos a los archivos y Registros administrativos reconocido en el artículo 105, apartado b, de la CE 78 han solicitado:

Que se compruebe si existe autorización para tal actividad y en caso de no existir se tomen medidas para impedirla y se comunique a los organizadores la imposibilidad de llevarla a cabo. De existir autorización han pedido certificación de la Delegación de Gobierno de Extremadura en Badajoz, de que dichos festejos taurinos, cuentan con la autorización administrativa correspondiente emitida por el Servicio de Espectáculos Públicos para poder celebrarse.

También han pedido que Servicio de Juegos y Espectáculos Públicos certifique si se han presentados y reunidos todos los requisitos exigidos en el Reglamento General Taurino de la Comunidad Autónoma de Extremadura para proceder a expedir dicha autorización administrativa para espectáculo público, entre otros requisitos hay que presentar la solicitud 10 días antes de su celebración, lo que creen que no se ha producido.

Por último piden que se especifique si  ha habido conformidad  o no y condiciones establecidas por sanidad respecto a los condicionantes para evitar la propagación del COVID19 en esta actividad, recuerdan que por este motivo se ha suspendido en Andalucía y consideran incoherente que se celebre aquí, ya que en ese lugar se van a reunir mucho más de 6 personas, creando además un agravio comparativo con otras muchas actividades que no se permite que se realicen.

viernes, 6 de noviembre de 2020

Las Asociaciones ambientalistas piden que la reforma del reglamento de caza ayude a solucionar los graves problemas de esta actividad

   


LAS ASOCIACIONES DE DEFENSA DEL MEDIOAMBIENTE PIDEN QUE LA REFORMA DEL REGLAMENTO DE CAZA EN ELABORACIÓN POR LA JUNTA DE EXTREMADURA AYUDE A SOLUCIONAR LOS GRAVES PROBLEMAS DE ESTA ACTIVIDAD 

El 30 de Octubre de 2020 se realizó una reunión virtual del grupo de trabajo para la reforma del reglamento de caza, las asociaciones relacionadas con la defensa de la naturaleza  activas en Extremadura Adenex, AMUS, ANSER, DEMA, GRUS, Ecologistas en Acción de Extremadura, Ecologistas Extremadura, SEO/BirdLife y Sociedad Extremeña de Zoología han asistido a través de su representante en la misma.

La reforma del Reglamento de Caza confían en que no se base en complacer las demandas de la Federación Extremeña de Caza para permitir una mayor presión cinegética sobre el jabalí y depredadores como el zorro. El sector cinegético pretende hacer creer que más piezas abatidas por los cazadores serán la solución a la creciente proliferación de jabalíes y zorros que afirman sufre la región. Sin embargo, recientemente se han publicado datos que demuestran lo contrario: nunca antes se han cazado tantos jabalíes como ahora, ni tantos zorros y sin embargo, siguen proliferando.

El Zorro un depredador con importantes funciones en el ecosistema dispersor de semillas, controlador de patologías de sus presas, pero muy perseguido por algunos cazadores


Las asociaciones de defensa de la naturaleza creen que los problemas están en la gestión cinegética y que una reforma del Reglamento de Caza valiente y en profundidad, podría sentar las bases para un cambio duradero. 

Sin embargo, parte del sector cinegético no parece estar por la labor por lo que cobra suma importancia que la Junta que tenga  criterio técnico independiente de los intereses cinegéticos que se precisa. La evolución de los números de la caza contradicen claramente las afirmaciones del sector de que la solución a la sobrepoblación de jabalíes es cazar más ejemplares. Ya se cazan muchos cada año y no paran de subir. La explicación está en que desde hace también décadas, cada vez más cotos de caza mayor aportan alimentación suplementaria a ciervos y jabalíes, especialmente en los veranos más duros y antes de cada temporada de caza, para lograr trofeos más valiosos. Esta interferencia humana en los límites naturales a las poblaciones de ciervos y jabalíes explica muy bien esa sobrepoblación persistente, además de otros aspectos como el acceso que también tienen al alimento del ganado en muchas fincas.

En este sentido, los representantes de las asociaciones de defensa de la naturaleza han solicitado que el Reglamento de Caza no permita la alimentación suplementaria de las especies cinegéticas, para no empeorar el problema de su sobrepoblación y que establezca controles y sanciones para evitar el acceso de las especies cinegéticas al alimento del ganado.

Además, la modalidad de caza de jabalí al salto, que la Federación de Caza pide incluir en esta reforma del Reglamento como una modalidad permitida en todos los terrenos de caza menor, es un peligro para la seguridad de las personas, especialmente de los propios cazadores, pero también de las que puedan estar en las inmediaciones de los cotos de caza menor, disfrutando también de la naturaleza. Permitir que cuadrillas de caza menor recorran estos terrenos armados con balas y rifles, para disparar al salto a los jabalíes, es una temeridad, afirman. Y extender estas modalidades más allá de los periodos usuales de caza, para combatir esas sobrepoblaciones, un riesgo para todos, además innecesario.

Desde los colectivos ambientalistas manifiestan su preocupación por los graves accidentes de caza que se vienen sucediendo y provocaron la muerte de 51 personas en España desde Enero al 6 de Septiembre de 2020, por eso creen que para definir esta nueva modalidad de caza debe primar la seguridad de las personas y se deben vigilar más las acciones de caza para prevenir accidentes.

Desde estas organizaciones agradecen el anuncio de responsables de la Consejería de que se va a estudiar su petición para regular mejor las derechos de aquellas personas que no quieren que sus terrenos estén en cotos de caza y se ponga orden en la inclusión de fincas de propietarios en cotos sin su permiso.

Las ONGs consideran necesario un cambio sustancial en la forma de gestionar la caza que evite problemas de bajadas de las poblacionales de las especies cinegéticas hasta niveles que la hagan inviable como ocurre con buena parte de las especies de caza menor, malestar social, daño a especies protegidas y especialmente accidentes con peligro para la integridad física de las personas y por ello han presentado un escrito con varias peticiones para reformas del reglamento de caza.

Han pedido que el arruí, una especie exótica de carácter invasor, deje de ser cinegética en Extremadura y dejen de homologarse sus trofeos. Afirman que esa situación no favorece el interés general en lograr su erradicación, fomentando que siga siendo gestionada y cazada como cualquier otra especie cinegética.

Que se limite el número de rehalas a 1 cada 50 hectáreas (en vez de por las 25 hectáreas propuestas en la reforma del reglamento) que permitiría usar 10 rehalas en cada 500 hectáreas o sea entre 150 y 200 perros que ya les parece una cantidad muy grande de perros.

Piden que se prime el rececho frente a la montería, la montería al conllevar suelta de perros puede afectar de forma negativa a especies protegidas o no cinegéticas que sean atacadas por los canes, piden que los recechos se autoricen dentro de la temporada de caza después del celo del ciervo, la berrea, para permitir que los mejores machos se puedan reproducir.

Las Organizaciones ambientales piden que no se pueda abatir los ciervos hasta que no acabe la berrea para permitir la reproducción de los mejores machos

No estań de acuerdo con que se pueda matar al zorro en las monterías y batidas por el riesgo de confusión con especies protegidas como el lince ibérico.

Piden que en la reforma del reglamento se incluya, “no se podrán solicitar esperas por daños en aquellos cotos que suministren alimentación suplementaria”.

Respecto a los organizadores profesionales de acciones colectivas que se quiere implantar, piden que se elimine la excepcionalidad para algunos cotos privados y para cotos sociales que se propone ya que el peligro es el mismo y por tanto la necesidad de formación y profesionalización.

Se regulen reglamentariamente los días de fortuna cuando por circunstancias climatológicas excepcionales los animales tienen especial indefensión como con graves sequías que se viene sucediendo en la media veda de los dos últimos años, o en las zonas incendiadas donde piden se prohíba el ejercicio dentro de ellas o en dirección a las mismas durante 2 años después de un incendio.

Respecto a las acciones cinegéticas fuera de temporada piden limitaciones reglamentarias concretas a las mismas ya que son generalizadas y son empleadas por algunas personas para cazar de forma furtiva y no permiten la tranquilidad necesaria para la reproducción de los animales silvestres, en este sentido piden se recoja en el reglamento y se contemple un acompañamiento o seguimiento mayor por parte de agentes de medio natural.


Firman este comunicado conjunto:

ADENEX, AMUS, ANSER, DEMA, ECOLOGISTAS EN ACCIÓN EXTREMADURA, ECOLOGISTAS EXTREMADURA, GRUS, SEO/BIRDLIFE Y SOCIEDAD EXTREMEÑA DE ZOOLOGÍA.

miércoles, 4 de noviembre de 2020

Alegría en Ecologistas Extremadura por el compromiso de la Junta de Extremadura de poner fin a la caza comercial en el Parque Nacional de Monfragüe

Vista de Monfragüe desde su Castillo

Alegría en Ecologistas Extremadura tras el compromiso de la Consejería de poner fin a la caza comercial en el Parque Nacional de Monfragüe

Ecologistas Extremadura ha recibido comunicación del Defensor del Pueblo por su queja respecto a la celebración de monterías dentro del Parque Nacional de Monfragüe, en la misma se le da traslado de la contestación de la Consejería para la Transición Ecológica y Sostenibilidad, en la misma se plantea:

Que se va a modificar el PRUG en breve con el fin de eliminar la posibilidad de comercializar acciones cinegéticas dentro del Parque Nacional, tal y como establece el Plan Director de la Red de Parques Nacionales (Real Decreto 389/2016) .

Una de las protestas de Ecologistas Extremadura contra la celebración de Monterías en el Parque Nacional

También se va a dar traslado al Ministerio para que se estudie la adaptación de la Ley de declaración del Parque Nacional de Monfragüe para que se especifique que el empleo de medios de caza en el control de poblaciones no puede tener carácter comercial.

Han atendido la tercera petición que hacía el Defensor del Pueblo para agilizar la aprobación del Plan de Acción Selectiva y establecer un sistema de seguimiento de las acciones de control para poder disponer de datos actualizados, que permitirán saber si son eficaces.

En cuanto a la recomendación de incluir en el Plan de Acción Selectiva la justificación científica y técnica que avale o rechace añaden los ecologistas: 1º Que no existe otra solución satisfactoria para controlar las poblaciones de ungulados alternativa al empleo de medios cinegéticos y 2º Que los medios de control cinegético que se emplean no sólo son selectivos sino que también suponen el mínimo riesgo de daños para otras especies de fauna y flora que deben protegerse. En Especial, la sustitución de la montería con suelta de rehalas como modalidad cinegética habitual para el control de las poblaciones de ungulados en el Parque Nacional de Monfragüe por otros medios selectivos con menos riesgo potencial para la preservación de la fauna y la flora. De esto se infiere la necesidad de estudiar otros medios selectivos de los realizados hasta ahora.
Cerro Gimio en Monfragüe


Y por último respecto a la petición de difusión en la web institucional la Consejería ha mostrado su compromiso a publicar los informes científicos y técnicos, así como los resultados del control y seguimiento de las actuaciones con las limitaciones establecidas en la ley 27/2016 que regula el acceso a la información sobre medio ambiente.

Desde Ecologistas Extremadura han manifestado su satisfacción por estas decisiones y compromiso que confían en que se van a cumplir y de hecho ya sabían que se estaban dando los pasos en este sentido, con todo ello consideran que el fin de la caza comercial y la adopción de otros métodos de control dentro del Parque Nacional redundará muy positivamente en la conservación del Parque Nacional, de las especies que lo habitan y del uso y disfrute del mismo por parte de los visitantes, que además podrán sentirse más orgullosos y satisfechos de contribuir con los beneficios económicos que generen en su visita a un trato más amable hacia nuestra naturaleza, dándose por tanto, afirman, un mejor cumplimiento al artículo 45 de nuestra constitución.

Enlace relacionado:

miércoles, 30 de septiembre de 2020

“NO” ROTUNDO DE ECOLOGISTAS EXTREMADURA AL DRAGADO DEL GUADIANA


Tras las noticias aparecidas en la prensa de Extremadura en la que Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) se muestra partidaria de llevar a cabo un dragado en el río en el entorno de Badajoz en los Azudes de la Granadilla y La Pesquera, con un presupuesto aproximado de 10 millones de euros, para la eliminación del Nenúfar mejicano, la asociación Ecologistas Extremadura muestra su completo desacuerdo con la realización de estos trabajos.

Las razones principales que esgrimen los ecologistas para apoyar esta oposición son en primer lugar el enorme impacto ambiental que ello supondría para el ecosistema fluvial del río Guadiana, destruyéndose los fondos fluviales, haciendo más profundo el río en zonas que deben ser someras para permitir la alimentación de aves y otra fauna acuática, como invertebrados fluviales (moluscos, crustáceos, insectos) o como el resto de vertebrados acuáticos. Hay que recordar que tanto el Gévora en su desembocadura al Guadiana, como este último a su paso por Badajoz son espacios protegidos incluidos en la Red Natura 2000 de la Unión Europea, lo cual habla de sus valores ambientales, por los que fueron propuestos, financiados por la propia CHG, por la Junta de Extremadura para ser incluidos en dicha red de espacios europeos. CHG desarrolla de hecho actividades de educación ambiental en el Azud de la Granadilla donde destaca el valor de este espacio y su condición de espacio protegido. 

En segundo lugar creen en esta asociación que la capacidad invasora de esta especie de nenúfar, aunque lo pudiera parecer a cualquier persona que observe el río desde los puentes de Badajoz, no es excesiva. Analizando la ocupación más detenidamente hay que señalar que esta planta se detectó por primera vez en la cuenca aproximadamente en 1985; en 2012 se estimaron 244 has de extensión en el río Guadiana y el Arroyo Cabrera. Lo que supondría un crecimiento superficial de 9 has anuales. En el estudio de la empresa FOTEX para CHG de 2019, en el que se basa CHG para plantear el dragado del río; se dice que desde 2009 a la actualidad la superficie ocupada en el tramo urbano pasó de 2,5 has a 44,16 has. Lo que supondría un incremento por año de 4,16 has. Ecologistas Extremadura cree que un crecimiento anual de entre 9 y 4 has aproximadamente es perfectamente controlable con medios manuales sin recurrir a métodos tan agresivos como el dragado del río. La solución del dragado la propia CHG la considera “con un fuerte impacto ecológico” (pag 188 del mencionado estudio de FOTEX).



En tercer lugar denuncian el derroche que supone un presupuesto de diez millones de euros para la realización de unos trabajos que provocarán además un daño ambiental superior a sus beneficios.  A su entender un control manual con desbroce del sistema foliar  continuado y riguroso durante varios años supondría menos de una cuarta parte de ese presupuesto mencionado (FOTEX estima un coste de 265.000 euros anuales); máxime teniendo en cuenta que ya se dispone de vehículos especializados (cosechadora Berky 6540, vehículo anfibio Berky 6480, desbrozadoras acuáticas manuales, embarcaciones, vehículos de transporte, etc). Distintos biólogos ambientalistas consultados por Ecologistas Extremadura consideran que tras 4 a 6 años de trabajo continuo de desbroce foliar, las plantas quedarían tan debilitadas que prácticamente desaparecerían en el río Guadiana. El presupuesto alcanzaría en torno a 1,5 millones de euros.



Finalmente señalan los ecologistas, que concuerdan con CHG en la calificación que hace a través de FOTEX en el análisis de métodos que hace esta empresa: describen el desbroce del sistema foliar, -técnicamente- como eficaz, viable, sencilla y fácil de aplicar, -ecológicamente- viable, y -legal y socialmente- también viable); aunque después no extraen a su entender unas conclusiones válidas; por hacerse una idea de forma sencilla e intuitiva; el estudio de FOTEX concluye 10 ventajas y 3 inconvenientes para el desbroce foliar; y 11 ventajas y 10 inconvenientes para el dragado (entre estos últimos el alto coste económico).

Ecologistas Extremadura solicita públicamente a CHG que informe de cuántas jornadas, cuánto personal y qué maquinaria se ha dedicado a la extracción del nenúfar mejicano desde el verano de 2019. Los escasos trabajos realizados en este aspecto -aproximadamente desde que concluyeron los trabajos de lucha contra el camalote- son las verdaderas razones del crecimiento poblacional inusitado de nenúfar mejicano en el último año.

El comunicado con notas al pie

Información adicional:

En este enlace de la propia CHG se muestra información sobre los espacios de la cuenca del Guadiana, entre ellos el Azud de Badajoz: https://www.chguadiana.es/cuenca-hidrografica/medio-natural/biodiversidad/zonas-protegidas)

Paseos Naturales Guiados: ZEPA “Azud de Badajoz”: https://www.chguadiana.es/servicio-al-ciudadano/educacion-ambiental/novedades?page=1

Según el trabajo técnico-científico de Martínez, Guerra y Gutiérrez (2012) el nenúfar se detectó por primera vez en 1985

https://www.chguadiana.es/sites/default/files/2019-05/Estudio_viabilidad_Extracci%C3%B3n_Nenufar_2.pdf










domingo, 27 de septiembre de 2020

El Defensor del Pueblo pide a la Junta de Extremadura que dejen de celebrarse monterías dentro del Parque Nacional de Monfragüe

Tras tres peticiones de información a la Consejería para la transición ecológica finalmente la Junta de Extremadura ha respondido y el defensor del pueblo ha podido analizar las monterías con rehalas dentro del Parque Nacional de Monfragüe, motivo de queja ante el Defensor del Pueblo de la Asociación Ecologistas Extremadura y emitir unas recomendaciones.

Desde esta Asociación esperan que tras el detallado análisis de la situación, que le agradecen, desde la administración extremeña se haga caso a estas recomendaciones del Defensor del Pueblo.

La queja denunciaba la práctica habitual de actividades cinegéticas, y en particular de monterías, en el Parque Nacional de Monfragüe, con el pretexto de que es necesario realizarlas para controlar la población de ungulados en el Parque, principalmente ciervos y jabalíes. Ello pese a que la Ley 30/2014 de Parques Nacionales prohíbe la caza deportiva y comercial en estos espacios naturales protegidos. 

Imagen de ciervos abatidos en una acción de control tipo montería dentro del Parque Nacional de Monfragüe

Cartel a la entrada de la finca las Cansinas en esta misma Acción de Control tipo montería

Ecologistas Extremadura puso esta queja el 10 de Septiembre de 2018 porque afirman que las actividades cinegéticas que la Administración autoriza implican un riesgo para las especies protegidas de fauna que pueden ser molestadas, abatidas por los cazadores o atacadas por los perros de caza. Señala también que la mayoría de los lugares donde se practica la caza son las de mayor valor ecológico y no son de acceso público.

Desde el año 2017 ininterrumpidamente se vienen realizando acciones de control tipo montería la mayoría con suelta de perros de rehala dentro del Parque Nacional con un mínimo de 11 y un máximo de 27, la mayoría de actuaciones se producen en zonas de uso restringido, esto entra en contradicción con lo que debe ser una excepción para circunstancias ocasionales, no una norma.

Campaña de Ecologistas Extremadura contra estas monterías

La respuesta del Defensor del Pueblo indica que  puede constatarse lo siguiente: 

 No se ha aprobado el Plan de Acción Selectiva de ungulados en el Parque Nacional, tal y como exige el PRUG. Este daba un plazo máximo de dos años desde su entrada en vigor (el 25 de febrero de 2014) para su elaboración, plazo que ha transcurrido con creces. 

El Plan de Acción Selectiva debe contener los criterios que deben asegurar que la densidad de ungulados, especialmente de ciervo y jabalí, no comprometa un estado de conservación favorable de las formaciones vegetales. Esas directrices deben tener fundamento en informes técnicos y científicos actualizados. Pese a lo anterior, desde 2014 se realiza control de poblaciones en el Parque Nacional de Monfragüe sin las garantías científicas y de control administrativo que supone la elaboración del Plan y que el PRUG exige. 

El Defensor de Pueblo ha detectado Insuficiencia de informes técnicos y científicos que respalden la necesidad de las acciones de control de poblaciones y falta total de datos sobre seguimiento de su eficacia.- La Consejería no ha remitido ninguno de los informes técnicos que sirven de base a los Programas Anuales de Acción Selectiva ni a las autorizaciones que se vienen otorgando desde la creación del Parque Nacional de Monfragüe en 2007. 

La Administración no está cumpliendo las exigencias establecidas en el ordenamiento jurídico en cuanto a la información científica de la que debe disponer para justificar las acciones de control cinegético. 

Por lo demás, la información recibida de la Administración permite comprobar que desde la declaración del Parque Nacional de Monfragüe se autorizan acciones de control cinegético de poblaciones en fincas privadas todos los años (entre 11 y 27 autorizaciones anuales), deduciéndose de dicha información, aunque la Administración no ha explicitado ese dato, que en estas fincas se emplean artes cinegéticas “tipo montería”. Aún en el caso de que no en todos los supuestos se desarrollaran monterías, el número de autorizaciones anuales para la realización de acciones de control cinegético no permite afirmar que la autorización de controles cinegéticos sea excepcional sino por el contrario habitual, común u ordinaria. 

Protesta de Ecologistas Extremadura en Villarreal de San Carlos

En todo caso, el carácter excepcional del empleo de artes cinegéticas para el control de poblaciones requiere un estricto control de su eficacia para resolver los problemas que se pretenden solucionar, con el fin de disminuir la frecuencia de su utilización o combinar su aplicación de dicha medida con otras formas de control que resulten técnicamente viables y que no supongan dar muerte a los animales. 

Los medios que se utilizan en la montería no figuran en la legislación entre los considerados no selectivos. Como se ha dicho la montería es una modalidad de caza mayor que implica el uso de armas de fuego y la intervención de un número elevado de personas y perros (hasta 72 puestos y 20 rehalas de perros se han llegado a autorizar para un sola montería en una finca con 100 ha en zona de reserva). No obstante, aunque estos medios se consideren selectivos, lo que desde Ecologistas Extremadura ponen en duda por la participación de los perros, debe tenerse en cuenta que tanto la legislación de parques nacionales en general, como la de Monfragüe en particular, impone limitaciones al ejercicio de cualquier actividad dentro del Parque, que queda supeditada a la protección de sus valores ecológicos. 

Esta normativa invoca insistentemente los principios de mínima intervención, protección integral y de prevención como criterios rectores de cualquier actividad que se desarrolle en el Parque Nacional, especialmente en zonas de reserva y de uso restringido, las de mayor valor ecológico. A estos efectos, esta institución esperaba una justificación convincente por parte de la Administración en la que explicara de forma inequívoca las razones técnicas por las que la montería es el método idóneo para llevar a cabo el control de poblaciones de ungulados, especialmente en las zonas de reserva y de uso restringido del parque, frente a otras, como por ejemplo la captura selectiva de los animales por la guardería del parque, que se desarrolla en las fincas públicas, donde se emplean armas de fuego y jaulas de captura, pero no perros. 

Tampoco es determinante el argumento aducido por la Administración de que no tiene constancia de daños sobre especies protegidas tras la realización de una montería pues ello no significa que los daños no se hayan producido o que no deba evitarse el riesgo de que se produzcan o que la Administración no deba optar por el medio de control menos invasivo, pues ella misma reconoce la posible incidencia del uso de perros sobre las especies protegidas, de hecho, recuerdan desde Ecologistas Extremadura que la celebración de una acción de control tipo montería dentro del Parque Nacional provocó la huida de un línce ibérico el 20 de Diciembre de 2019.

Lince muerto en una montería en Andalucía

La Administración no ha suministrado razones técnicas que justifiquen que la montería sea el medio idóneo (menos invasivo) para compatibilizar la protección de las especies de flora y fauna existentes en el Parque Nacional de Monfragüe con el control de la población de ungulados y en particular en la zona de reserva y de uso restringido; zonas que no solo son las de mayor valor ecológico, sino que en ellas está prohibido o seriamente restringido el acceso de personas. Tampoco se ha referido a la ineficacia de otros medios menos lesivos potencialmente para el resto de especies de flora y fauna que pudieran utilizarse con preferencia. Se apunta en alguna ocasión a la mayor o menor abundancia de matorral como circunstancia que puede justificar el uso de perros, pero no se explica por qué no es eficaz que sean los guardas del Parque quienes realicen el control, acompañados de perros si es necesario, en lugar de celebrar decenas de monterías todos los años y cuyo impacto potencial no puede equipararse. 

A juicio de esta institución, que las normas particulares del parque nacional habiliten la caza comercial, con ánimo de lucro, como forma de control de poblaciones por tiempo indefinido vulneraría la prohibición de su ejercicio en las normas generales aplicables a todos los parques nacionales.

Tras una meticulosa explicación y justificación legal el Defensor del Pueblo que ocupa 32 folios ha emitido varias  recomendaciones:

1. “Tramitar un proyecto normativo de modificación del Decreto por el que se aprueba el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional de Monfragüe con el fin de eliminar la posibilidad de comercializar las acciones cinegéticas para el control de poblaciones; y elevar el proyecto normativo al Consejo de Gobierno para su aprobación. 

2. Promover ante el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, la modificación de la letra c) del artículo 3.3 de la Ley de declaración del Parque Nacional de Monfragüe, para aclarar que el empleo de medios de caza en el control de poblaciones no puede tener carácter comercial, de acuerdo con la Ley 30/2014 de Parques Nacionales. Ello con el fin de que el Ministerio tramite el correspondiente anteproyecto de ley y se eleve al Consejo de Ministros para su aprobación y remisión como proyecto de ley a las Cortes Generales. 

3. Adoptar todas las iniciativas necesarias para: 1o agilizar la aprobación a la mayor brevedad posible del Plan de Acción Selectiva, previa obtención de los informes técnicos y científicos que justifiquen su contenido; y 2o establecer un sistema de seguimiento de las acciones de control cinegético de poblaciones que permitan disponer de datos actualizados anualmente conforme a una metodología común. 

Las iniciativas han de tener por finalidad que la Administración pueda valorar periódicamente la eficacia de las medidas de control cinegético para resolver los problemas que se pretende solucionar (en el caso de los ungulados, mantener las formaciones vegetales en un estado de conservación favorable y evitar la transmisión de enfermedades a la fauna) y tener en cuenta los resultados obtenidos en un determinado año para programar el control de poblaciones en el siguiente. 

4. Incluir en el Plan de Acción Selectiva la justificación científica y técnica que avale: 1o que no existe otra solución satisfactoria para controlar las poblaciones de ungulados alternativa al empleo de medios cinegéticos y alcanzar las finalidades que se persiguen; y 2o que los medios de control cinegético que se emplean no solo son selectivos sino que también suponen el mínimo riesgo de daños para otras especies de fauna y flora que deben protegerse. 

En especial, se recomienda estudiar la sustitución de la montería como modalidad cinegética habitual para el control de poblaciones de ungulados en el Parque Nacional de Monfragüe por otros medios selectivos con menor riesgo potencial para la preservación de la fauna y la flora. 

5. Difundir a través de la página web institucional los informes científicos y técnicos que sirvan de base a la planificación, programación y autorización de actuaciones de control cinegético de poblaciones y de los resultados del control y seguimiento de dichas actuaciones”. 

Versión extendida del comunicado:

https://docs.google.com/document/d/1aGXrY7_VH_YyykNOFtnASFbyqXZZ7oYYTyVQ95ghRh8/edit?usp=sharing

El texto completo de la respuesta del defensor del pueblo a Ecologistas Extremadura, pulsar en botón azul TEXTO

Las recomendaciones del defensor del pueblo en su web

Cierva herida acosada por perro de rehala en un mirador del Parque Nacional
Perrros de rehala vagando por el Parque Nacional