viernes, 18 de septiembre de 2020

Peticiones de las Ongs ambientales en el Consejo Extremeño de Caza

LOGO_ANSER



PROPUESTAS DE LAS ASOCIACIONES DE DEFENSA DEL MEDIOAMBIENTE EN EL CONSEJO EXTREMEÑO DE CAZA


En la reunión del Consejo extremeño de caza del 17 de Septiembre de 2020 estas organizaciones han solicitado la suspensión de la media veda para las próximas dos temporadas, que se acabe con la práctica extendida de incluir fincas en los cotos sin autorización y/o conocimiento de sus propietarios. También han pedido que se permita acceder a ciudadanos y asociaciones interesadas a las ayudas que se dan para la recuperación de tórtola, codorniz, perdiz y conejo, en la actualidad se quejan de que sólo pueden solicitarlo los cotos y los resultados no son nada positivos.

También tras los graves incendios de este verano han pedido que no se cace en las zonas incendiadas.


Las nueve asociaciones ecologistas más importantes de Extremadura, ADENEX, AMUS, ANSER, DEMA, ECOLOGISTAS EN ACCIÓN EXTREMADURA, ECOLOGISTAS EXTREMADURA, GRUS, SEO/BIRDLIFE Y SOCIEDAD EXTREMEÑA DE ZOOLOGÍA, representadas en el Consejo Extremeño de Caza, participaron con un representante, el pasado jueves en la reunión de dicho órgano llevada a cabo en Badajoz, junto a otros veintitrés representantes de entidades públicas y privadas de la región; en ella presentaron las propuestas consensuadas entre todas, que fueron previamente enviadas para ser incluidas en el orden del dia. Aunque dichas propuestas se incluyeron para ser tratadas sólo como ruegos y preguntas, lo cierto es que pudieron debatirse, aunque en un ambiente no todo lo productivo que sería deseable, opinan.

Se habló de la situación de al menos dos especies cuyo estatus poblacional es muy preocupante; la codorniz (con una reducción poblacional según estudios científicos rigurosos de un 61%) y la tórtola europea, que países tan importantes como Francia han prohibido su caza. El representante de los ecologistas, pidió en base a un dictamen del comité científico del Ministerio de Transición Ecológica (MITECO), que propuso catalogarla como especie “Vulnerable”, que se prohíba su caza y haya una moratoria de al menos dos años para la media veda que fué creada para poder cazar estas dos especies migratorias. 


El sector cinegético y la Junta pretenden cumplir con la obligación europea de conservar la tórtola bajando unos pocos días hábiles de caza y el cupo de aves abatidas (de 7 a 5 por cazador y día) en vez de atender a las demandas de las ONGs sobre moratoria temporal de varios años, como se acaba de aprobar en Francia.



Se planteó igualmente que la gestión de estas especies, como amenazadas, y como integrantes de la naturaleza que son, deben depender del Servicio de Conservación de la Naturaleza de la Junta, y no de los relacionados con la caza, que no tiene competencias en conservación. Las ONGs ambientales creen además que sus asociaciones y ciudadanos particulares deberían poder participar en proyectos de conservación de las especies de caza menor en regresión que sufren la presión de la caza, en la misma medida que las entidades cinegéticas, cuyo interés no es el de la conservación del medioambiente de una forma correcta, sino fundamentalmente incrementar las poblaciones para ser cazadas, aunque con resultados muy malos sobre todo en especies de caza menor, cuyas poblaciones no dejan de descender. El argumento de las asociaciones conservacionistas es que donde mejor se pueden recuperar estas especies (lo cual es fácilmente comprobable en muchos territorios sin actividad cinegética) es en zonas donde no se caza  y que además son la base de la alimentación de varias especies en peligro de extinción.

En este sentido también se preguntó, si la Junta dispone de censos de las especies catalogadas como “cinegéticas”, o de algún tipo de índices de abundancia, para tomar decisiones para cupos o moratorias de caza de especies en las que se detecten descensos poblacionales preocupantes. Los únicos, según los responsables de la Junta de Extremadura presentes, los datos de piezas abatidas presentados por la Federación de Caza, cotos, etc. A ese respecto, las asociaciones ecologistas plantearon que esos no son datos fiables, ya que son presentados por una parte interesada por lo cual carecen del rigor científico necesario. Los censos o análisis de la situación poblacional de las especies afectadas creen que deberían ser realizados por organismos públicos o por profesionales o empresas especializadas e independientes.

Otra cuestión polémica fué la petición de las ongs respecto a que se impida que fincas privadas estén incluidas en cotos de la sociedades locales de cazadores sin permiso de sus propietarios. Aunque los representantes públicos argumentaron que se informa a los propietarios de dicha inclusión, al menos en los tablones de anuncios de los ayuntamientos, lo que las organizaciones ecologistas ponen en duda y en todo caso les parece insuficiente, les parece el colmo que además la administración cobre una tasa a los propietarios que desean que no se cace en su finca privada de un coto y permaneciendo además dentro del coto. En opinión de los ecologistas, en todo caso debería ser al contrario, deberían pagar los cazadores para incluir -solo con la autorización por escrito de los propietarios- una propiedad privada en un coto “social” (porque solo es social para su sociedad de cazadores, no para la sociedad de toda la ciudadanía, la cual mayoritariamente no participa de la caza).



Finalmente los ecologistas solicitaron que los terrenos afectados por incendios forestales sean declaradas zonas con prohibición temporal para cazar, para evitar con ello las quemas intencionadas con la intención de facilitar la actividad cinegética. En este sentido la oposición del sector de la caza fue de nuevo intenso, aunque los responsables administrativos reconocieron que en otras autonomías se ha legislado en el sentido planteado por el representante de las ONGs ambientales. Señalaron también los ecologistas, que quizás por las necesidades de la vigilancia contra incendios, o por causas que se les escapan, lo cierto es que han detectado una muy escasa vigilancia de agentes del medio natural en la media veda, para la cual han pedido una mayor intensidad en este sentido si perseveran en seguir cazando en este periodo, aunque confían que el ejecutivo recapacite y se suspenda la media veda al menos dos años.

Las asociaciones conservacionistas expresaron su malestar ante la nula atención a sus peticiones en pasadas reuniones del Consejo Extremeño de Caza y espera se atiendan mejor las planteadas en esta ocasión y consideran que su representación es demasiado escasa de 24 participantes solo uno lo es de las ONGs ambientales pese a la importante repercusión de la actividad cinegética en el medio ambiente.

viernes, 11 de septiembre de 2020

Ecologistas Extremadura denuncia a la Junta de Extremadura ante la Unión Europea por incumplimiento de su obligación de actuar ante las quemas agrícolas generalizadas en las Vegas Altas y Bajas del Guadiana

Quemas en Santa Amalia 10 Septiembre 2020


En los meses septiembre a noviembre se vienen sufriendo unos graves episodios de contaminación atmosférica en el área de los regadíos de las Vegas Altas y Bajas del Guadiana, por la combustión de los restos de las cosechas de tomate (como está sucediendo ahora en el mes de septiembre), y como sucederá con las de maíz y arroz (en octubre y noviembre, como sucede todos los años ante la no actuación de ninguna administración pública). Estos restos de las cosechas no se empacan para el aprovechamiento del ganado (como sí se hace con la paja del trigo por ejemplo), ni se transporta a centrales de biomasa próximas (en Miajadas, por ejemplo) para producir electricidad y reducir con ello la emisión de CO2 de centrales no sostenibles. Se trata de una enorme cantidad de materia orgánica desaprovechada que crea una grave contaminación atmosférica. Ninguna administración se preocupa de pararlo. Esta asociación entiende que puede ser un daño importante para las vías respiratorias de los habitantes de los municipios afectados, por lo que piden se evalúe además la calidad del aire. Además, puede suponer un grave riesgo para la conducción pues muchos incendios se producen próximos a vías con alto nivel de tráfico.
 El pasado año 2019 esta asociación denunció los hechos a varias consejerías de la Junta de Extremadura: la Consejería para la Transición Ecológica y Sostenibilidad y la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio. Solo hubo respuesta de ésta última, asegurando que esas quemas estaban permitidas por razones de plagas. Pero los ecologistas creen que no es del todo cierto, pues no aportaban análisis con un mínimo rigor técnico y porque además es algo generalizado en varios tipos de cultivos, como se comprueba este año también con los restos del cultivo del tomate. En Ecologistas Extremadura se reciben quejas y solicitudes de ayuda de personas de los municipios afectados, Don Benito, Miajadas, Villanueva de la Serena, Badajoz, etc.; algunas, peticiones desesperadas de personas con problemas de salud que se ven completamente indefensas tras denunciarlo a la Guardia Civil, o sus ayuntamientos y no se actúa. Así pues también se presentó escrito en 2019 a la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales sin recibir respuesta.


La asociación presentó asimismo el pasado octubre de 2019 denuncia ante la Fiscalía de Medioambiente ya que consideran que algunas de estas inacciones podrían ser constitutivas de delito. Tras aquellas denuncias infructuosas, y tras comprobar la gravedad de las quemas en este mes de septiembre que mantienen un ambiente de “calima” en todas estas comarcas, que no es tal, sino auténticas “boinas de contaminación por las quemas”, esta asociación ha decidido presentar una denuncia ante la Unión Europea (UE) por incumplimiento de la normativa que como integrante de esta unión de estados, Extremadura está obligada a cumplir. Ecologistas Extremadura argumenta en la denuncia presentada este 11 de septiembre de 2020, que la Junta conculca al menos cuatro de los artículos de la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE al no actuar y proteger a la ciudadanía del área más poblada de la comunidad autónoma. Menciona asimismo cuatro directivas europeas que no se respetan con la permisión de las quemas agrícolas generalizadas: de sanidad, viaria, medioambiental y agrícola.

 
Es inaudito que la Junta de Extremadura desarrolle teóricamente políticas de sostenibilidad mediante la denominada “Estrategia 2030” apostando por la economía “Verde y circular”, al tiempo que evita actuar entre estos gravísimos atentados al medioambiente y la sostenibilidad. Tristemente parece que esa estrategia no supone más que palabras vacías sin una repercusión real y decidida para que los habitantes de Extremadura puedan disponer de un medioambiente sano y de un verdadero desarrollo sostenible.
Quemas en Santa Amalia 10 Septiembre 2020

jueves, 27 de agosto de 2020

Monterías y rehalas no son un bien cultural

Creemos que una montería o una rehala nada tiene que ver con la cultura. Los intereses son otros. No consintamos que nos engañen y que perduren con ello prácticas crueles con los animales

 Monterías y rehalas no son bien de interés cultural; Firma nuestra petición


miércoles, 26 de agosto de 2020

Las zonas de seguridad cinegéticas y la inclusión fraudulenta de fincas privadas en cotos “sociales”.

  Un extremeño/a está en su parcela pasando el día y de repente suena un tiro y le caen perdigones encima,... puede parecer extraño pero es raro el propietario que frecuenta un campo en Extremadura al que no le haya pasado. Esta asociación tiene constancia de sucesos en la que varias niñas han sufrido aterrorizadas esta situación tras habérseles advertido a un grupo de cazadores (incluso con el guarda del coto social presente) que había niños jugando y la celebración de una fiesta en una parcela. La impunidad es a veces completa, este caso se denunció en la Guardia Civil y no se supo nada más.

Bastantes cazadores no respetan las zonas de seguridad alrededor de viviendas, caminos,... Siendo habituales incidentes de este tipo. Los cotos actualmente no suelen señalizar las zonas de seguridad y algunos ciudadanos se están viendo obligados a hacerlo para garantizar su seguridad.

Desde Ecologistas Extremadura animan a señalizar las zonas de seguridad para prevenir males mayores. Y piden a la Junta de Extremadura que cambie la situación respetando más los derechos a la propiedad y de la mayoría de personas no cazadores de la región.

     Recuerdan además la injusticia que supone que los para ellos mal llamados cotos sociales de caza incluyan las fincas privadas de propietarios o arrendatarios que no están de acuerdo con que se cace en sus fincas, ya que ello además conlleva peligro para personas particulares que pueden deambular por ella y que no sean conscientes de que los cazadores inscritos en esas sociedades pueden cazar libremente por sus propiedades.

Tórtola Europea, una especie cinegética en acusada regresión de sus poblaciones


La supuesta caza “social” ejercida a través de las sociedades locales de caza no supone ningún derecho incluido en la Constitución Española ni mucho menos en la Carta de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, es algo inventado por los gobiernos de turno que han respondido a las presiones de los aficionados a la caza. Pero cada vez son más las personas contrarias a la caza, suponiendo en la actualidad sin duda una mayor proporción en la sociedad. Por tanto el derecho social a tutelar en todo caso creen debería ser el de quienes no están de acuerdo en que se cace, y menos en sus fincas privadas.  

     Lo lógico sería en todo caso que las sociedades de cazadores pidieran permiso y lo recabaran por escrito a los propietarios o arrendatarios y que hasta que estos no se lo otorgasen no se puedan incluir sus propiedades en estos cotos sociales. Desde Ecologistas Extremadura afirman que aunque en algunos cotos y con algunos propietarios se ha hecho con acuerdo mutuo, la mayoría de las parcelas de cotos “sociales” de la región se han metido  sin que sus propietarios quieran y en muchos casos ni siquiera lo sepan, como por ejemplo ocurre con las propiedades rústicas de sus socios/as dispersas por la región. El asunto es casi surrealista, afirman desde Ecologistas Extremadura, pues son los propietarios o arrendatarios los que tienen que sacar sus propiedades de dichos cotos sociales incluso pagando un dinero de tasas para tener que hacer algo con lo que no han estado de acuerdo en que se realizara. La Constitución Española protege el derecho a la propiedad privada y es profundamente injusto que una sociedad por muy social que crean que sea, aliene el derecho del disfrute de una finca privada a sus propietarios o arrendatarios.

Cartel Zona de Seguridad cinegética propuesto por Ecologistas Extremadura para compra colectiva


     En este sentido, Ecologistas Extremadura promueve una compra colectiva de tablillas de “Zona de Seguridad”, fabricadas por una empresa extremeña, a precios más reducidos al sumarse varios propietarios, lo que reduce el coste por unidad, para quienes quieran señalizar sus propiedades, la zona de seguridad se extendería a 250 metros alrededor de las viviendas habitadas, franja en la que está prohibida la caza con armas.

Asimismo ofrecen en su web un modelo para quienes quieran iniciar los trámites para intentar quitar su finca o parcela de los cotos, lo que actualmente permite la Junta de Extremadura si en la parcela hay una vivienda habitada, ya que son terrenos no cinegéticos, pero en el resto solo permite que se declaren enclave con prohibición de cazar, previo pago de una tasa de 37,75 € en 2020, permaneciendo en los cotos obligados por la administración, desde Ecologistas Extremadura creen que esta normativa debería cambiar y no se debería aplicar cuando se ha incumplido la obligación de tener permiso de la propiedad para incluirla en el coto.


Nota: A este escrito hasta ahora responde la sección de caza quitando de terreno cinegético la parcela con vivienda y para el resto mandan la solicitud para poder declararlo enclave con prohibición de cazar o enclave cerrado previo pago de la tasa de 37,75€. También se puede llamar a la sección de caza a pedir información sobre el trámite, pero hasta ahora no informan de la situación de acotado de la parcela si no es reclamada por escrito. La tablilla para zona de seguridad no está establecida normativamente, nuestro modelo es una sugerencia.
Además de cazadores con armas en nuestras fincas particulares dentro de un coto social podrían entrar perros de rehala sin habernos pedido permiso


sábado, 22 de agosto de 2020

Las ONGs ambientales rechazan la caza en la media veda

 

LOGO_ANSER

Las ONGs ambientales rechazan la media veda

Las Asociaciones ADENEX, AMUS, ANSER, DEMA, ECOLOGISTAS EN ACCIÓN EXTREMADURA, ECOLOGISTAS EXTREMADURA, GRUS Y SOCIEDAD EXTREMEÑA DE ZOOLOGÍA, consideran injustificado el periodo de caza de la media veda que ha dado comienzo, un año más, en la región. Y afirman que se debería establecer una moratoria temporal, al menos hasta que se recuperen las poblaciones de la tórtola europea (con un declive poblacional de un 32%) y la codorniz (en acusada regresión de un 61% según un estudio científico). Esta acción sería prioritaria y necesaria a emprender por la parte de la administración, de cara a la recuperación progresiva de estas especies amenazadas en la región. Por otro lado, recuerdan que ambas especies migratorias son la excusa para la media veda, dando la posibilidad al colectivo cinegético de salir a cazar cuando queda poco tiempo para el inicio de la temporada de caza.

Este colectivo conservacionista sostiene que la Junta de Extremadura no ha atendido adecuadamente las recomendaciones emitidas por el Comité Científico del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITECO). Este comité ha alertado de la delicada situación de la tórtola europea llegando a emitir un Dictamen para su inclusión en el Catálogo Español de Especies Amenazadas con la categoría de “Vulnerable”.

También aprovechan para recordar que la Comisión Europea mantiene abierto un procedimiento de infracción contra España por “autorizar la caza de la tórtola europea a niveles insostenibles”.

Tórtola en finca no incluida en coto de caza y que no es alimentada artificialmente y se reproduce en ella


A su vez, desde este colectivo se lamentan por un lado que no se hayan atendido sus peticiones en el Consejo Extremeño de Caza en el que participan y, por otra parte, que no se tomen en consideración los estudios científicos que evidencian una regresión de las poblaciones de codorniz y tórtola europea en el territorio nacional y en particular, en Extremadura. Así como que la Federación Extremeña de Caza haga afirmaciones sesgadas sobre la evolución de dichas especies, emitiendo juicios sin ningún rigor científico y atendiendo exclusivamente a intereses económicos (con medidas que pueden convertir la tórtola europea en ganado y potenciando cada vez más la llamada “caza enlatada”), les sorprende que desde la Federación Extremeña de caza se llegue a afirmar públicamente que “sólo tenemos tórtolas en aquellos cotos, en aquellas zonas donde se gestiona la tórtola”, siendo una falsedad fácilmente constatable, afirman.

Por otro lado, cuestionan la media veda, dado que no existen estudios concluyentes sobre la viabilidad y compatibilidad de conservación de dichas especies y también debido a la grave afección que, año tras año, esta actividad cinegética ejerce sobre muchas especies protegidas. Como de hecho, denuncian que ha sucedido durante el primer fin de semana de la media veda, en el que un águila calzada (especie incluida en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de Extremadura) abatida por un disparo fue ingresada en El Hospital de Fauna Salvaje de AMUS en Villafranca de los Barros.

Águila calzada tiroteada el primer fin de semana de la media veda 2020
Radiografía con perdigones en Águila calzada


Por todo ello, desde estas organizaciones se afirma que son urgentes estudios y censos anuales de las poblaciones de especies cinegéticas. Y que estos estudios sean realizados por organizaciones sin intereses económicos en la caza y su explotación.

Enlaces relacionados:

Anuncios de venta de venta de puestos de caza para tórtola donde se puede leer que las alimentan artificialmente

https://www.milanuncios.com/cotos-de-caza/tiradas-media-veda-357597777.htm


https://www.milanuncios.com/cotos-de-caza/media-veda-359325704.htm


Especie protegida matada en Espacio Natural Protegido el primer día de la media veda 2020

https://elperiodicodeyecla.com/ganga-ortega-abatida-zona-zepa-protegida/


Cacería masiva de palomas en la localidad de Pinto en la media veda de 2019

https://zigzagdigital.com/art/18401/condenan-la-muerte-de-3500-aves-abatidas-en-una-sola-jornada-de-caza-en-pinto


Águila Calzada tiroteada en media veda 2020

https://www.facebook.com/135165293214464/posts/3364778850253076/?sfnsn=scwspwa&extid=eYJn6JPJCd6qGuxi




lunes, 3 de agosto de 2020

Concentración antitaurina Plasencia 4 de Agosto 20 a 22 horas frente a Plaza de Toros


Concentración antitaurina Plasencia 4 de Agosto 20 a 22 horas frente a Plaza de Toros

lunes, 27 de julio de 2020

Decepción y preocupación por la decisión del MITERD de prolongar la explotación de la Central Nuclear de Almaraz



Decepción y preocupación en Ecologistas Extremadura por la autorización del gobierno a través del Ministerio para la Transición Ecológica para que la Central Nuclear siga funcionando más allá de los 40 años de su diseño.

Para esta organización, pendiente de la publicación de la Orden del Ministerio, parte del contenido ya es público, se va a cometer un error que puede tener consecuencias irreparables y espera que de producirse un accidente grave los responsables de esta decisión paguen con condenas ejemplares, por poner en peligro la vida y la seguridad de las personas, por intereses meramente económicos de unas empresas Iberdrola, Endesa y Naturgy que han quedado en evidencia ante los consumidores, según Ecologistas Extremadura.

Desde esta Asociación no comprenden que un gobierno apoyado por partidos y votantes mayoritariamente antinucleares, al igual que la opinión pública española, haya tomado semejante decisión, de autorizar el funcionamiento de la planta nuclear hasta 2028 sin dar un periodo de participación pública, que si se da para proyectos de mucha menor relevancia e impacto, lo que para Ecologistas Extremadura pone en tela de juicio la cultura democrática del PSOE en el gobierno.

Recuerdan que recientemente se ha producido la clausura de varias centrales nucleares europeas como Fessenheim en Francia que ha cerrado tras 40 años de funcionamiento, los mismos que se va a permitir superar ampliamente a la Central Nuclear de Almaraz, lo que pone en evidencia la política de seguridad radioactiva en España, según este colectivo.

Esta organización no entienden el papel de una ministra para la transición ecológica que ha promovido esta prórroga, incluso con la teórica oposición inicial de Iberdrola, la accionista mayoritaria y peor aún fuera de la actual legislatura, dificultando que un futuro gobierno pueda revertir el proceso sin enfrentarse a peticiones de indemnizaciones de las compañías eléctricas. 

Para este colectivo esta ministra ha quedado desacreditada e incluso este ministerio que afirman parece estar principalmente al servicio  de los intereses de la grandes empresas no de los de los ciudadanos muchos de los cuales no entienden esta decisión.

Lamentan que los residentes con menos recursos de las comarcas limítrofes, que no puedan cambiar su residencia, puedan sufrir las consecuencias de un accidente nuclear y que las generaciones futuras tendrán que pagar la factura de los residuos nucleares que serán peligrosos miles de años, lo que entienden demuestra poca empatía hacia nuestros descendientes y les resulta incomprensible con unas energías renovables sin estos inconvenientes y con costes menores.

Esta Asociación anima a los ciudadanos a reclamar su derecho a que se cierre esta Central Nuclear que es una amenaza muy real ante los reiterados accidentes en centrales nucleares, que tienen su máximo exponente en Fukushima y Chernobyl, creen que por el mero principio de precaución no debería seguir funcionando.

Desde Ecologistas Extremadura piden medidores de radioactividad en tiempo real en las localidades del entorno que los ciudadanos puedan consultar desde su teléfono móvil en cualquier momento este peligro invisible (la radioactividad) y unos planes de evacuación con simulacros que permitan reducir en lo posible los efectos de un accidente nuclear y que todos estos gastos los paguen las eléctricas y no los ciudadanos que pagamos con nuestros impuestos la vigilancia por parte de la Guardia Civil de la Central o la gestión de los residuos nucleares a través de ENRESA..

Asimismo piden que se haga caso a las peticiones pasadas de las poblaciones del entorno, puestas en evidencia con multitudinarias manifestaciones, de no tener un cementerio de residuos nucleares en la comarca y se desmantele el ATI que a la larga con las perspectivas actuales se va a convertir en un cementerio nuclear.

Por otra parte creen que se debe explicar a los consumidores por qué deben asumir en su factura el mayor coste económico de esta energía de origen nuclear, frente a las energías producidas de fuentes renovables más baratas en la actualidad.

Las oportunidades de desarrollo que tienen las energías renovables, desde esta asociación reiteran que su apuesta es el ahorro, la eficiencia, el autoconsumo y la producción descentralizada, justo el modelo contrario a esta central nuclear, y auguran que esto permitiría un mayor reparto de la riqueza y oportunidad para más localidades, empresas, cooperativas y ciudadanos emprendedores.

Desde esta Asociación aconsejan a las empresas propietarias de la Central Nuclear Iberdrola, Endesa y Naturgy que mediten su decisión de continuar o no, ya que además de que el actual coste del Kilovatio pone en duda su rentabilidad, cada vez más ciudadanos están dando la espalda a las empresas suministradoras que emplean energías contaminantes, e incluso planteándose recurrir al autoconsumo, que en las condiciones actuales se puede amortizar en pocos años, pudiendo ser, afirman, un ahorro considerable para las familias españolas.

Esta casa utiliza energías renovables para su suministro eléctrico
Vivienda abastecida con energías renovables desconectada de red


domingo, 28 de junio de 2020

preocupados por dos paradas no programadas en una semana en Central Nuclear de Almaraz


Ecologistas Extremadura alarmados por los reiterados problemas en la Central Nuclear de Almaraz

Desde esta Asociación han manifestado su preocupación por dos paradas no programadas en menos de una semana entre los reactores I y II de la Central Nuclear de Almaraz que están generando preocupación en varias comarcas de Cáceres y han confirmado los peores temores de esta organización.
Central Nuclear de Almaraz

En este sentido piden al presidente de Gobierno y a la Ministra para la transición ecológica que no concedan una nueva licencia de explotación para la Central Nuclear de Almaraz por cuatro motivos fundamentales:

El grave riesgo que supone mantener en funcionamiento una instalación de estas características más allá de los 40 años para los que fue diseñada.

La poca garantía de suministro energético que ofrece esta central nuclear, como afirman que evidencian estas dos paradas no programadas y los largos procesos de recargas, con múltiples revisiones, a que tienen que someterse periódicamente.

El mayor coste económico para los usuarios que tienen que pagar por esta energía de origen nuclear más que por las energías producidas de fuentes renovables.

Las oportunidades de desarrollo que tienen las energías renovables, desde esta asociación reiteran que su apuesta es el ahorro, la eficiencia, el autoconsumo y la producción descentralizada, justo el modelo contrario a esta central nuclear, y auguran que esto permitirá un mayor reparto de la riqueza y oportunidad para más localidades, empresas, cooperativas y ciudadanos emprendedores.

Por todo ello piden al gobierno que inicie de verdad la transición ecológica, no cediendo a las presiones e intereses de empresas controlados por accionistas mayoritarios extranjeros, como ENDESA que según informaciones aparecidas en varios medios ha sido la empresa que más ha presionado para que la Central Nuclear siga funcionando, pese a que la mayoría de la población extremeña preferiría que se cerrara y dejara de ser una amenaza a la seguridad.

Desde esta Asociación aconsejan a las empresas propietarias de la Central Nuclear Iberdrola, Endesa y Naturgy que mediten su decisión, ya que además de que el actual coste del Kilovatio pone en duda su rentabilidad, cada vez más ciudadanos están dando la espalda a las empresas suministradoras que emplean energías contaminantes, e incluso planteándose recurrir al autoconsumo, que en las condiciones actuales se puede amortizar en pocos años, pudiendo ser, afirman un ahorro considerable para las familias españolas.

Vivienda con autoconsumo aislada de red amortizada en unos 7 años.

Según se puede leer en los sucesos notificados en la Página del Consejo de Seguridad Nuclear: