jueves, 20 de septiembre de 2018

Desacuerdo con propaganda de la caza con fondos públicos


La Federación Extremeña de Caza pretende hacer propaganda a costa de nuestros centros educativos con la connivencia de la Junta de Extremadura

Desde Ecologistas Extremadura lamentan que la Administración regional haya aceptado subvencionar un programa lanzado por la Federación de Caza de Extremadura para hacer propaganda de las actividades que realiza esta federación, que entre otras cosas lamentan que incluye la matanza o el sufrimiento de animales y sus actividades contrarias a la conservación de la naturaleza, camufladas como si se tratara de una actividad deportiva o de una presunta conservación del medio ambiente.
Lince ibérico, varios ejemplares de  esta especie en peligro han sido heridos o abatidos con arma de fuego por parte de cazadores

Esta entidad, la Federación Extremeña de Caza defiende actividades como la matanza de depredadores, que según Ecologistas Extremadura impactan sobre el medio ambiente y que según los científicos/as, según los especialistas en Conservación de la Naturaleza son completamente necesarios en los ecosistemas. No es la primera vez que aparece un lince ibérico muerto por disparos o cualquier otro depredador calificados por los cazadores como alimañas. Lo último que se ha sabido esta misma semana es la muerte de una especie de ibis, un morito, por disparos de cazadores. Algunas asociaciones como AMUS, a quien precisamente la Junta ha reducido sus aportaciones económicas en el último año, saben muy bien estos sucesos porque entran numerosos animales muertos o heridos por disparos. Entre ellos algunas joyas como águilas perdiceras o incluso imperiales, esta es la realidad de parte del sector de la caza.


Morito, un ejemplar de esta especie protegida ha sido abatido recientemente en Extremadura


La mayoría de cazadores parecen defender la presencia en nuestro territorio de especies alóctonas como el Arruí por ejemplo, o la suelta indiscriminada de animales de granja para poder cazar perdices. O defienden también por ejemplo poder cazar en parques naturales y nacionales en nuestro territorio de forma comercial cuando está prohibido por ley, disfrazándolas de acciones de control.
La caza además provoca sufrimiento innecesario sobre la mayoría de individuos a los que se dispara.
Según Ecologistas Extremadura se pretende dulcificar a los más pequeños un espectáculo sangriento que dista mucho de estar conforme con cualquier planteamiento educativo o de sensibilidad hacia la naturaleza.
Zorro colgado junto al cartel de un coto

Todos los años hay accidentes cinegéticos provocados por las armas de fuego, afirman desde este colectivo que hace falta más rigor al dar las licencias de armas y que no se debe permitir la posesión a personas con escasa preparación, carácter violento o con inestabilidad psicológica.

En el ámbito relacionado con lo público y educativo, la Consejería de Educación y Empleo de la Junta de Extremadura, la administración encargada de la educación de nuestros jóvenes y niños no puede aceptar permitir que se eduque (o que se haga propaganda) a los más jóvenes sobre cualquier cosa y por cualquiera en nuestros centros educativos. La Administración autonómica y central está obligada a supervisar que materias llega a los más jóvenes, no vale cualquier cosa.
Está obligada a impartir educación ambiental en colegios e institutos de una forma transversal impregnando todas las asignaturas y toda la vida de los centros educativos de sostenibilidad, de un respeto por el medio ambiente y de un respeto por la naturaleza y su conservación.
Cada vez son menos personas en nuestra sociedad las que defienden la caza; los números hablan de la escasa aceptación de esta actividad en la sociedad. El lobby cinegético está ciertamente preocupado y por ello presentan este tipo de “proyectos”; lo que no es lógico es que la Administración Autonómica acepte que se incluyan este tipo de actividades “pseudo-educativas” en colegios e institutos e incluso en la universidades, como sucedió hace unos meses en la Facultad de Empresa, Finanzas y Turismo de Cáceres, donde se impartió un curso sobre “La caza en el entorno del turismo, la empresa y el desarrollo rural” que finalmente se convirtió en un alegato a favor de la caza, con escasa aportación técnica y mucho de propaganda en contra de la parte de la sociedad que no está de acuerdo con esta actividad. En este curso pudimos ver al propio decano de esta facultad defendiendo la caza con entusiasmo y aportando muy poco en lo que afecta a la parte turística.
La caza necesita de educación, sí, pero principal y exclusivamente hacia los cazadores que continúan sin respetar a viandantes, poniendo en peligro a verdaderos deportistas como senderistas, ciclistas o contaminando la naturaleza de plomo o residuos, etc.

Desde Ecologistas Extremadura recuerdan a profesores y progenitores que estas actividades son voluntarias y por tanto no se puede obligar a participar en ellas a ningún profesor o alumno, animan a que se rechacen estas actividades para que se dejen de llevar a cabo y subvencionar con el dinero de todos.




ciervas matadas en cacerías dentro del Parque Nacional

Animales abatidos en montería dentro del Parque Bacional de Monfragüe



viernes, 7 de septiembre de 2018

ONGs critican el Programa de Acción Selectiva en Parque Nacional de Monfragüe



LOGO_ANSER


Las Organizaciones Ambientales de Extremadura: ADENEX, ANSER, AMUS, DEMA, Ecologistas en Acción, Ecologistas Extremadura,Fundación Glogal Nature, Grus,SEO-Birdlife Extremadura, Sociedad Extremeña de Zoológía y WWF-Badajoz han emitido el siguiente comunicado conjunto:


4 AÑOS DE RETRASO EN LA ELABORACIÓN Y APROBACIÓN DEL PLAN DE ACCIÓN SELECTIVA.
El Decreto 13/2014, de 18 de febrero, por el que se aprueba el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional de Monfragüe establece que en el plazo de dos años se elaborará un Plan de Acción Selectiva que se configurará como el marco estratégico en el que se encuadrarán los Programas de Acción Selectiva que sea necesario ejecutar. 4 años después lamentan que seguimos sin dicho documento.

BAJA EFECTIVIDAD DE LAS MONTERÍAS CON REHALAS PARA EL CONTROL POBLACIONAL.

Según estas organizaciones además de ser acciones con un importantísimo impacto en el medio, los datos que muestra la Junta de Extremadura indican que en los últimos diez años las monterías no han sido capaces de llegar a los ejemplares a abatir, especialmente en el caso de las ciervas (con una efectividad menor al 40%) y los jabalíes, que a pesar de que el cupo es ilimitado, debido a su altísima población y su alto grado de incidencia en tuberculosis han sido capturados un 50% menos de ejemplares que los ciervos.
Estos datos muestran claramente que el diseño y autorización de las acciones de control poblacional según las ONGs responden antes a un interés cinegético que a los objetivos para los que están diseñando.


NO ASEGURADA LA PRESENCIA DE AGENTES DEL MEDIO NATURAL
Tal y como se especifica en el Programa de Acción Selectiva los agentes del medio natural velarán por el correcto desarrollo de las acciones en la medida de sus posibilidades. Por lo tanto, no está asegurada la necesaria vigilancia que garantice el cumplimiento de las condiciones que acompañan a cada acción de control poblacional.

CAPTURA DE MACHOS SIN JUSTIFICACIÓN TÉCNICA.
A pesar de que la propia junta explica claramente
Según se recoge en el propio decreto, de acuerdo a los datos aportados por el SES se deduce que la tuberculosis en ciervo está en un 2-3 % y en jabalí alcanza hasta un 25 % de media y la sex-ratio sesgada hacia las hembras es general, detectándose, en ocasiones, 6 veces más hembras que machos.
Sin embargo, se argumenta que por razones sanitarias se autoriza la captura de machos, dado que la incidencia en machos es superior a las hembras.
De nuevo, para estas asociaciones si se actuara por razones sanitarias el plan de control poblacional estaría centrado en la eliminación del jabalí, y no en la de los ciervos macho.

ESCASO APOYO A OTROS MÉTODOS DE CONTROL POBLACIONAL EFECTIVOS.
Aunque en los últimos años se han instalado capturaderos para jabalí con alta efectividad en terrenos públicos del Parque Nacional, este método no se ha propuesto para terreno privados que no son capaces de controlar la población de jabalíes a través de monterías.
Del mismo modo, los recechos, con resultados altamente satisfactorios y con un impacto mucho menor en el entorno, no son promovidas en este Programa de Acción Selectiva.
Observan nuevamente como los intereses cinegéticos están por encima de criterios de efectividad.

PUBLICIDAD ENGAÑOSA SIN CONSECUENCIAS REALES.
Tal y como se recoge en el DOE n154 de 8 de agosto, “considerando que un control poblacional puede ser objeto de venta, en caso de publicidad previa, en redes sociales o similares, se indicará claramente que se trata de control poblacional y se indicarán los cupos y especies que pueden ser abatidas. De no aparecer claramente especificados dichos requisitos y considerarse publicidad engañosa, el hecho podrá ser objeto de denuncia tramitándose el correspondiente expediente sancionador” Es decir, publicitar un control poblacional como una actividad cinegética comercial, sólo tiene como consecuencia la posibilidad de que se tramite una denuncia

POR TODO ELLO, LA COORDINADORA DE ONG DE EXTREMADURA SOLICITA:
  1. Que se comience lo antes posible la elaboración del Plan de Acción Selectiva, que lleva más de 4 años de retraso.
  2. Que se prioricen las acciones con mayor eficacia y menor impacto, es decir, que se excluyan las monterías por rehalas y se fomenten otras acciones de control más efectivas.
  3. Que se eliminen las capturas de ciervos macho, ya que no existe ninguna justificación técnica con un objetivo de control poblacional.
  4. Que se garantice la presencia de agentes del medio natural en todas las acciones de control y durante toda su duración.
  5. Que se informe al SEPRONA con anterioridad de todas las acciones de control para que puedan apoyar en las labores de vigilancia.
  6. La constatación de publicidad engañosa suponga, igual que en el caso de alimentación suplementaria la suspensión de colaboración con la finca implicada