sábado, 18 de diciembre de 2004

Montería celebrada en la zona de reserva del Parque Natural de Monfragüe 17 diciembre 2004

Ecologistas en Acción de Extremadura ha solicitado por escrito a la Dirección General de Medio Ambiente explicaciones sobre las circunstancias por las que el pasado viernes 17 de Diciembre se desarrolló una montería en una finca privada de las Cansinas en la zona de uso restringido del interior del Parque Natural de Monfragüe.


Las cansinas desde el Mirador de la báscula


Para esta asociación es un disparate que en un refugio para la fauna silvestre, un lugar en el que supuestamente no se ha cazado en más de 20 años y al que ni siquiera puede acceder el público que lo visita para garantizar su conservación, se permita vender puestos para que disparen unas 65 escopetas y que participaran nada menos que 40 rehalas lo que supone un mínimo de 600 perros. En la citada montería se mató según los datos que aportan a más 100 animales entre ellos 17 ciervas y 35 ciervos.

Consideran los ecologistas que se han antepuesto los intereses económicos del propietario de la finca y los organizadores de la acción a los criterios de conservación que deberían primar en el que se supone es el espacio natural mejor cuidado de la región según alardea la Junta de Extremadura.

En la acción además se permitía abatir zorros lo que consideran muy grave habida cuenta de la posibilidad de que algún cazador disparara a un lince alegando confusión al disparar a cierta distancia y por el hecho de que algunos cazadores puedan disparar al bulto cuando se autorizan tantas especies (ciervos, jabalíes y zorros). Entienden menos aún que problema suponen los zorros que como depredadores mantienen el equilibrio natural de las especies y por tanto ayudan a que se recuperan de las enfermedades que los diezman a especies cono el conejo de monte, eliminado a los enfermos.

Con la autorización de esta montería desde Ecologistas en Acción de Extremadura consideran que se ha incumplido la ley de caza por parte de este organismo encargado de velar por su cumplimento, en concreto autorizando una acción cinegética cuando la ley autonómica de caza prohibe expresamente la caza en los parques naturales, no consideran que existan causas biológicas, técnicas o científicas que justifiquen lo que califican de “matanza”. Y que en todo caso hay muchos métodos alternativos que ni siquiera se han tenido en cuenta.

Para Ecologistas en Acción de Extremadura esta acción tiene poco de selectiva y les sorprende que haya sido recomendada por algún técnico como indica la Junta de Extremadura, en cuyo caso exigen su sustitución inmediata en este cometido, también piden una profunda renovación en el Servicio de caza, denominado Servicio Forestal caza y pesca, cuyos responsables suelen anteponer los intereses de algunos cazadores (entre los que se encuentran algunos trabajadores y responsables de este servicio) a la de la mayoría de los extremeños que no la practican, lo que es inaceptable especialmente en el caso de este parque natural.