martes, 23 de agosto de 2005

La central térmica de Alange no es necesaria para Extremadura

Ante las diversas informaciones aparecidas en los medios de comunicación de Extremadura, procedentes de la empresa Iberdrola, que pretende instalar en el término municipal de Alange, junto a la presa, a menos de 2 kms. del núcleo urbano, una central térmica de producción de energía eléctrica, Ecologistas en Acción en Extremadura desea corregir y desvelar algunas de las mentiras e imprecisiones que utiliza esta empresa para justificar sus argumentos y consideran una burla a los ciudadanos las mentiras que vierte esta empresa.

Consideran falso el argumento de Iberdrola de que esta central térmica sea necesaria para Extremadura, en base al crecimiento de la demanda de energía eléctrica en Extremadura. Según la información de UNESA (la Asociación Española de Industrias Eléctricas, presidida por la misma persona que preside la compañía Iberdrola), Extremadura consume un 1,5 % del total de la energía que se consume en España, mientras que produce un 11,8 % de la que se genera. En ese aspecto, ni siquiera se llegaría a estos consumos si se llegase a los valores de consumo que se dan por ejemplo en Madrid (11,4 %, o en el País Vasco, 8,2 %) consideran absurdo este argumento de Iberdrola para justificar la instalación de una industria tan contaminante como ésta. Llaman la atención del hecho de que ni tan siquiera en el ámbito de España en estos momentos existe necesidad de más energía eléctrica; según la misma fuente mencionada, nuestro país es excedentario en producción eléctrica ya que la balanza entre exportación e importación de energía nos es favorable, levemente, pero favorable.

La empresa argumenta también que es bueno diversificar las fuentes de producción de energía eléctrica de Extremadura para que no dependa demasiado de la hidroeléctrica; en realidad es falsa también esta dependencia, ya que existen en Extremadura, como muy bien sabe Iberdrola que es la accionista mayoritaria, dos plantas nucleares, concentradas en una en Almaraz, que son las máximas productoras de energía de toda España, en todo caso la diversificación debería enfocarse hacia energías renovables con menor impacto ambiental que no nos creen dependencias externas en este caso de combustibles fósiles como el gas y el gasóleo que no existen en Extremadura.

Consideran que la última de las mentiras que recientemente ha argumentado esta empresa para justificar el interés de este tipo de central termoeléctrica, es que es “la forma menos contaminante y segura de producción” de electricidad. Lo cual, califican desde Ecologistas en Acción de Extremadura de completamente falso, ya que existen fuentes de energía renovables como la energía solar, con gran potencial y en la que aún está todo por hacer en Extremadura, y que no contaminan atmósfera y aguas, ni crean prácticamente ningún impacto si se colocan sobre los tejados extremeños, aunque lógicamente Iberdrola no tiene ningún interés en que los ciudadanos produzcan su propia energía y se vea obligada a comprarla, creando muchas pequeñas y medianas empresas extremeñas que le harían competencia.

Desde está organización critican duramente el poco interés de la Junta de Extremadura en favorecer la energía solar, teniendo posiblemente las peores ayudas a esta energía de todo el estado español, y en la que ni siquiera se subvenciona la energía solar fotovoltaica conectada a red y se ponen todo tipo de dificultades e impedimentos para que los extremeños no inviertan en emplear directamente esta fuente de energía.

Para Ecologistas en Acción de Extremadura esta propuesta de Iberdrola resultara innecesaria y es contraria con las supuestas pretensiones del gobierno español plasmadas en el Plan de Ahorro y Eficiencia Energética o en la puesta en práctica del Protocolo de Kioto. La sustitución de la energía que produce la Central Nuclear de Almaraz, que debería y podría cerrarse de inmediato según los ecologistas, puede hacerse de otros muchos modos más lógicos y desde luego no tiene porque asumirla Extremadura, ya que la mayor parte de esta energía se consume en el exterior y esta región lleva muchos años soportando esta central, sus efectos y riesgos.

Esta asociación, cree que el único interés de Iberdrola, es el de ganar dinero (lo cual, tratándose de una entidad privada, puede parecer lógico), y que en realidad, este proyecto, así como las otras dos centrales planteadas en La Zarza y en Mérida, forman parte de los movimientos y negociaciones del entramado político-económico relacionado con la refinería de Alfonso Gallardo. Según parece Iberdrola participaría con un 10 % de la inversión en esta industria pesada, y parece ser que con esta central térmica, con sus beneficios, la administración extremeña, ha pretendido complementar las ganancias que obtendrá esta empresa. Además, la central, con el eufemístico nombre de “central de ciclo combinado”, puede trabajar con gas, pero también con gasóleo -aún más contaminante-, que se producirá en la refinería, curiosamente a escasos kilómetros de Alange. Este gasóleo se producirá con el mismo capital (en parte) que el de la central térmica, por lo que se supone que las condiciones de venta serán muy favorables a esta empresa.

Desde Ecologistas en Acción de Extremadura consideran que La Junta de Extremadura tiene que denegar la Autorización Ambiental Integrada a este proyecto tan innecesario e impactante para la región, y para Alange. De hecho, ciudadanos de la zona han constituido la Plataforma Ciudadana "Térmicas No", y animan a ciudadanos a presentar alegaciones, así como a presionar a sus representantes para que lo hagan, a fin de detener esta instalación tan absurda para los intereses de Extremadura.