miércoles, 12 de septiembre de 2007

Ecologistas en Acción de Extremadura piden que se permita a los buitres alimentarse de carroñas

“Ecologistas en Acción de Extremadura pide que se estudie la exención del cumplimiento de la normativa de recogida de cadáveres a las ganaderías extensivas que se hallen en espacios incluidos en la Red Natura 2000, que se permita la evisceración al modo tradicional en las cacerías, así como una ágil aplicación en Extremadura del Real Decreto 664/2007 relativo a la alimentación de las aves rapaces necrófagas”
numerosos buitres negros acuden a vertederos como el de Cáceres a alimentarse ante la escasez de cadáveres en el campo

Ecologistas en Acción de Extremadura, ante las últimas noticias aparecidas relativas a los cambios que se están produciendo en los hábitos de alimentación de los buitres (aparición de éstos en los vertederos en busca de alimento, ejemplares desnutridos, disminución de efectivos o algún caso, aunque más que dudoso, de ataques a animales vivos) desea manifestar:

Que todos estos hechos pueden estar siendo provocado por la alteración de la cadena alimentaria, por parte del ser humano, que impide a las aves carroñeras aprovechar los cadáveres de animales de la cabaña ganadera y los restos de las piezas de las cacerías, que eran abandonadas en el medio natural hasta no hace mucho tiempo.

Los ecologistas, ven como causa principal de este efecto la aplicación de la normativa de recogida de cadáveres, puesta en vigor con la excusa de las “vacas locas”, pese a que no exista relación alguna, ya que las vacas no se comen los cadáveres de otros herbívoros, salvo que, como se hizo, se añadan a su pienso.

Según la normativa actual, toda res muerta debe ser retirada a través de un procedimiento en el que han de utilizarse vehículos oficiales hasta el lugar de su incineración.

Desde esta Asociación estiman que todos estos trámites no eran necesarios en muchas explotaciones ganaderas extremeñas, donde las aves carroñeras realizaban la labor sanitaria de eliminar los cadáveres de forma muy efectiva y económica, y que dicha normativa es en gran parte el origen de la carencia de alimento para buitres y alimoches.

Ecologistas en Acción de Extremadura pide que se estudie la exención del cumplimiento de esta normativa de recogida de cadáveres a todas aquellas ganaderías extensivas que estén en espacios incluidos en la Red Natura 2000, y que se permita la evisceración, al modo tradicional en las cacerías. También solicitan una ágil aplicación en Extremadura del Real Decreto 664/2007 relativo a la alimentación de las aves rapaces necrófagas.

En este sentido, recuerdan las conclusiones del curso de verano de la UNED, celebrado en Plasencia el pasado mes de Julio, al que asistieron como alumnos y como ponentes destacados especialistas en buitres a nivel nacional e internacional. Este curso fue dirigido por D. Fidel José Fernández y Fernández-Arroyo, una de las figuras nacionales que mejor conoce este tipo de aves, a las que lleva estudiando durante años en el refugio de Montejo de la Vega. Durante dichas Jornadas se dio la voz de alarma ante la brusca disminución de las poblaciones de aves carroñeras.

En este curso entre otras se llegaron a conclusiones como:

1) Es importante mantener las relaciones de los buitres con la ganadería extensiva, para asegurar la supervivencia de ambos, y para evitar que una normativa demasiado rígida pueda ocasionar una catástrofe.

2) Es urgente aplicar de forma útil y efectiva, en todas las comunidades autónomas, el Real Decreto 664/2007, de 25 de mayo (B.O.E. del 5 de junio), relativo a la alimentación de las aves rapaces necrófagas, así como legalizar los vertidos de determinadas explotaciones ganaderas. Se aconseja facilitar la creación y la gestión de muladares en cada explotación, lo que además permitiría descongestionar algunos grandes muladares.

Con respecto al alimoche, es necesario situar pequeños muladares enfocados a la especie, así como favorecer de otros modos la alimentación suplementaria, en las cercanías de los territorios de reproducción, y de los dormideros.
cadáver de Buitre negro envenenado

3) El uso ilegal de veneno se ha generalizado de forma muy alarmante en los últimos años, y está teniendo un gran impacto en las poblaciones de aves carroñeras, echando por tierra muchos de los logros de conservación de las últimas décadas.
La erradicación del uso del veneno es una de las medidas más importantes para la conservación de todas las especies de buitres, y de las aves carroñeras en general. La lucha activa contra el veneno debe incluir la creación de patrullas con perros adiestrados, como ya se ha hecho en algunas regiones, así como la sensibilización de los colectivos de cazadores. El principal impedimento para la erradicación del veneno lo constituyen las complicidades existentes en los diferentes colectivos implicados, llegando a incluir en ocasiones a la propia administración medioambiental.

4) Conservar de forma integral el hábitat y el entorno es esencial para distintas especies de buitres (incluyendo las más escasas) y de otras aves.

Denunciaron, en particular, las actuaciones innecesarias (obras, infraestructuras, etc.) llevadas a cabo en espacios naturales protegido y que son incompatibles con la protección de espacios y especies. Consideraron además hipócrita e inaceptable que la administración con competencias en conservación acepte, o incluso promueva, el empobrecimiento y la ocupación del hábitat.

Es necesario que la conservación del hábitat (y también de las especies) sea prioritaria en los planes PORN y PRUG, que deben desarrollarse y cumplirse en los espacios protegidos; y también, en otros instrumentos legales relativos a la gestión de las poblaciones de aves carroñeras y de sus hábitats.

En las fincas donde vive el buitre negro, el manejo forestal y agrario debe compatibilizarse con la conservación de esta especie
.
5) Las molestias humanas constituyen en muchos casos un problema real, que no debe menospreciarse; sobre todo, en los lugares y las épocas de cría.

Además, todos los participantes (ponentes y alumnos) respaldaron expresamente la oposición a la proyectada "senda larga" en las Hoces del Riaza, considerando que la conservación de un espacio protegido debe estar antes que su uso turístico, lo cual resulta de especial importancia en un caso como éste.

1 comentario:

Perico dijo...

No dejan de aparecer buitres hambrientos, hoy ha aparecido otro en Badajoz en un concesionario de coches. Desde la Junta dicen que van a hacer varios muladares, aunque a mi me da que es poco, lo mejor sería más flexibilidad en Red Natura 2000, para que se pudieran dejar para alimento de los buitres. ¿Alguien sabe si en la Junta han dicho algo sobre esta posibilidad?. Estos de Bruselas que hacen tantas leyes no tienen ni idea.