viernes, 5 de marzo de 2004

Critican las declaraciones de Saponi en torno a la construcción de una presa en el Almonte

Ecologistas en Acción de Extremadura muestra su desacuerdo profundo con las declaraciones del alcalde de Cáceres Jose María Saponi en las que pide se construya una presa en el Río Almonte, supuestamente para abastecer de agua a Cáceres, sin valorar el impacto de la propuesta ni sus alternativas.

Lamentan el desconocimiento profundo del asunto por parte de las autoridades municipales tanto de las implicaciones de la alternativa que defienden como del problema que supuestamente viene a solucionar, la escasez de agua, (a la que contribuyen con políticas de despilfarro en riego y limpieza de calles y la tendencia desaforada a plantar céspedes inapropiados para nuestro clima ).

Ecologistas en Acción de Extremadura anima al alcalde a visitar el lugar para que conozca lo que está dispuesto a cubrir bajo las aguas, que, por si no lo sabe, ha sido declarado Lugar de Interés Comunitario (LIC) y Zona de Especial Protección para las Aves (donde nidifican especies en peligro de extinción como la Cigüeña Negra o el águila Imperial) .

Además los ecologistas acusan al Alcalde de pretender condicionar políticamente una decisión técnica de un proyecto no sometido a información pública y en el que no se han valorado aún los pros y los contras . El Estudio de Impacto Ambiental que se está realizando sobre este problema incluye varias posibilidades, como el recrecimiento del Guadiloba (que este año ha desembalsado una cantidad importante de agua), o cambios en la actual toma del Almonte.

Para Ecologistas en Acción de Extremadura la construcción de esta presa será derroche de fondos públicos innecesario al igual que el PHN en que se encuentra englobado, que si bien creará unos puestos de trabajo en su construcción (de los cuales los mayores beneficiados serán grandes empresas constructoras foráneas) conllevará un importante empobrecimiento económico y ambiental de gran magnitud a largo plazo , ya que las tierras que quedarán bajo las aguas del embalse quedarán improductivas, el embalse constituirá una barrera para las personas que tengan fincas a ambos lados de la misma e impedirán el despegue del turismo de naturaleza en la zona, cada vez más importante por su proximidad a Monfragüe y los grandes valores que atesora.

Consideran que una alternativa basada en una Auditoría medioambiental sobre el consumo de agua en Cáceres, en educación ambiental, en mejora de la eficiencia en el uso del agua, en la mejora en la red de abastecimiento.,la limpieza de los lodos que se van depositando en el embalse del Guadiloba para aumentar su capacidad, el control de las actividades contaminantes del entorno con el fin de mejorar la calidad del agua, la instalación de biofiltros en el embalse que la purifiquen y el control estricto de la aparición de posibles urbanizaciones en el entorno, suponen una alternativa integral al problema con la ventaja adicional de resultar diez veces más económico que la propuesta por el señor Saponi.