domingo, 5 de junio de 2005

Extremadura: Premios Atila 2005

Con ocasión del Día Mundial del Medio Ambiente, que se celebra el 5 de junio, Ecologistas en Acción de Extremadura, hace pública la concesión del Premio Atila para distinguir a quienes a lo largo de un año hayan destacado por su contribución a la destrucción del medio ambiente extremeño.

El Día Mundial del Medio Ambiente fue establecido por la asamblea General de las Naciones Unidas en 1972 coincidiendo con la primera cumbre mundial sobre medio ambiente: la Conferencia de Estocolmo sobre el Medio Ambiente Humano. Los fines de este evento anual son el aumentar la conciencia medioambiental, y fomentar la acción global en la protección del medio ambiente.

Por este motivo, Ecologistas en Acción de Extremadura convoca los Premios Atila, con el objetivo de “distinguir y denunciar a aquellas personas, entidades o proyectos que más hayan destacado por su contribución a la destrucción del medio ambiente”. Los premios, que se concedieron por primera vez en 1992, tiene varias categorías en Extremadura denominadas “Atila”, “Caballo de Atila”, “Actuación más bárbara”, “Mayor chapuza”,“Mayor catástrofe ambiental” y “premio especial del jurado”. Miles de personas se han dirigido a esta asociación proponiendo, por desgracia, numerosos candidatos.

Tras la deliberación el Jurado acordó conceder los premios “Atila 2005” en la comunidad autónoma extremeña a:

Premio Atila: A D. Juan Carlos Rodríguez Ibarra por su modelo de desarrollismo salvaje más propio del siglo XIX y por querer convertir a Extremadura en el basurero de Europa, donde se trae lo que ya nadie quiere: central nuclear de Almaraz, siderúrgicas, cementeras, minas a cielo abierto, refinerías de petróleo, centrales térmicas,... Mientras impide el desarrollo de la energías alternativas, consiente la extinción de especies como lobo y lince ibérico, la anguila,...y se niega a incluir en la Red Natura 2000 lo que a Extremadura correspondería por sus valores ambientales, cada vez más degradados

Premio Caballo de Atila: Al industrial D. Alfonso Gallardo por haber puesto en marcha las industrias más contaminantes y destructivas de Extremadura. Y promover la barbaridad de implantar una refinería de petróleo en esta región.

Tontería más destacable a Jose María Bernaldo de Quirós director de la central nuclear de Almaraz por sus clarificadoras declaraciones en su colaboración en el programa de Mercedes Milá Diario de una amenaza “ centrales nucleares” en telecinco, con las que quedaron de manifiesto muchas de las irregularidades que se dan en esta central nuclear y por su inestimable colaboración para dar la razón a lo que denuncia el movimiento antinuclear.

Mayor chapuza a los magistrados del juzgado de Instrucción número 3 de Cáceres que dijeron en sentencia no haber podido determinar los posibles causantes o responsables de un posible delito ecológico por construcciones ilegales (pese a que las construcciones son claramente visibles, se conoce a sus propietarios y a los políticos y funcionarios que lo han consentido) en la ZEPA de los Llanos de Cáceres, afectando a la mejor población de avutardas de Extremadura.

Actuación más bárbara a la Cementera de Alconera y todos los que han contribuido a que sea una realidad.

Mayor catástrofe ambiental a la Mina de Aguablanca realizada por la empresa norteamericana Río Narcea Goldmines, por destruir cientos de hectáreas de dehesa, arrancar miles de árboles y ser expertos en la aplicación de la política de hechos consumados contra el medio ambiente.

Mina de Aguablanca


Premios locales:

Almendralejo:

Premio Atila: Al concejal de Medio Ambiente Lorenzo Losada por sus dotes de comunicador y su espíritu ecologista, tan palpable en la pésima situación medio ambiental de Almendralejo.

Premio Caballo de Atila: a Tomás Fernández, portavoz de la coordinadora de empresarios de Almendralejo CEAL ,por su inestimable apoyo moral a las industrias más contaminantes ( Refinería de Gallardo, Vinibasa ) abanderando el lema “todo vale por la pasta”. Sumándole a esto su ridícula defensa del Zoo de Almendralejo.

Y premio especial del jurado a Jose Luis Rodríguez propietario del Zoo de Almendralejo y de publicidad Jose Luis, por la gratuita publicidad que hace de esta asociación, contaminando acústicamente a todos los ciudadanos de la localidad.

Badajoz:

Premio Atila al Real club de tiro de pichón por asesinar cruelmente a cientos de palomas cada semana en un espectáculo cruel y sin sentido.

Premio Caballo de Atila al Consejero de Agricultura y medio ambiente de la Junta de Extremadura D. Jose Luis Quintana por permitir que esta actividad continúe e incumplir sus promesas.

Cáceres:

Premio Atila a D. José María Saponi Mendo, Alcalde de Cáceres. Por contribuir con sus decisiones y actuaciones políticas a la destrucción total del entorno de la Ribera del Marco, en pro de un más que dudoso desarrollo económico y social de la ciudad de Cáceres, por empeñarse en Construir una presa con la que destruir el Río Almonte y por permitir las construcciones ilegales en el término municipal del Ayuntamiento que preside.

Monesterio:

Río Narcea como Atila por arrasar más de 100 hectáreas de monte mediterráneo que antes se encontraban en magnífico estado de conservación, por haber arrancado miles árboles y por amenazar un recurso tan valioso como el Agua entre sus muchas proezas.

Ceferino Muñoz Sayago como caballo de Atila ó perrito faldero, por apoyar incondicionalmente a la multinacional Río Narcea Goldmines, incluso con sentencias judiciales en contra y alentar la destrucción ambiental de Aguablanca.

El jurado tuvo muy en cuenta el grave deterioro ambiental que está sufriendo Extremadura en los últimos años y las poco alentadoras perspectivas de futuro ante los contaminantes proyectos que se avecinan. Así mismo, el Jurado expresó su esperanza en que la concesión de este premio llame a la reflexión a la opinión pública y a los galardonados sobre el deterioro ambiental que sufre nuestro planeta y Extremadura en particular y la necesidad de actuar entre todos para detenerlo.