domingo, 2 de octubre de 2005

Actitud permisiva con las ilegalidades de Río Narcea Goldmines

Ecologistas en Acción de Extremadura viene denunciando repetidamente la extracción ilegal de aguas de la cuenca del Guadalquivir, que abastece ciudades como Sevilla en un año de fuerte sequía, esta Asociación ha mostrado su indignación y sorpresa ante la recepción, con fecha 16.09.05, de una resolución dictada por la Comisaría de Aguas de esa Confederación de fecha 08.09.05 (Ref.: AP-0016/05), en cuya virtud se ordena el archivo de las actuaciones previas referidas sin que proceda la apertura de expediente sancionador por los hechos denunciados frente a la empresa Río Narcea Recursos, S.A.

Por medio de un escrito han formulado en forma legal y plazo hábil Recurso de Reposición contra la resolución por entenderla contraria al ordenamiento jurídico, por varios motivos:

En la citada resolución se cita la existencia de una denuncia en este sentido de Agentes del SEPRONA de la Guardia Civil, que tienen la consideración de agentes de la autoridad, por lo que su archivo resulta contrario al ordenamiento jurídico, además de generar indefensión de los ciudadanos al no prosperar una denuncia cuyo contenido ha sido corroborado como cierto por funcionarios que ostentan la condición de agentes de la autoridad.

Aguablanca. Balsa de aguas extraidas ilegalmente. Enero 2005

La denuncia era sobre la construcción ilegal de balsa de captación de agua con capacidad para millones de litros en la cuenca de un Arroyo de Aguablanca, así como de la captación ilegal de aguas al sur del muro de la balsa antedicha en la Rivera de Cala y el pantano de El Romeral.

La fecha de la inspección de la Guardería Fluvial fue seis meses después de la denuncia inicial de Ecologistas en Acción de Extremadura, aunque los hechos ya venían sucediendo hacía tiempo, e incluso fue también denunciada por agentes de la Guardia Civil (así reza en la resolución impugnada cuando alude a denuncia de fecha 21.12.049) en aquel momento ya debió incoarse expediente sancionador necesariamente sin necesidad de actuaciones previas siquiera. Sin embargo ese Organismo, no sólo ignora tales certezas si no que le hace el juego a la empresa denunciada desmontando hechos constatados por agentes de la autoridad formalizados con todas las garantías legales.

Además critican que la resolución impugnada no se pronuncia sobre el otro objeto de la denuncia, la construcción ilegal de balsa en el cauce del Arroyo Aguablanca; silencio comprometedor, pues tal hecho fue también verificado con anterioridad por la propia Guardería fluvial de ese Organismo en virtud de denuncia nº 3682, de fecha 21/06/04.

Desde Ecologistas en Acción de Extremadura manifestan su sorpresa por la arbitrariedad demostrada por ese Organismo dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, que ignora denuncias previas de sus propios agentes para emitir un informe contrario y después dictar una resolución sobre su base, rayando así con una posible prevaricación.

Goma bombeo ilegal para Aguablanca

Además, les han indicado enlaces a páginas web de Ecologistas en Acción de Extremadura donde pueden observar fotografías de los hechos, en concreto pueden observar fotografía de la goma empleada para extraer agua de la presa del Romeral, que es una de las extracciones denunciadas, También pueden ver foto de la balsa donde se acumulaba el agua motivo de la denuncia, y que parece corresponder con la denunciada por el agente de la guardería de Confederación, como se ve con facilidad la balsa tenía gran cantidad de agua, que parece haberse empleado para las actividades de la empresa denunciada. Además han llamado la atención sobre el anuncio de la empresa de haber enviado a China 20.000 toneladas de Níquel para lo cual teniendo en cuenta el método de separación del mineral que emplean es necesario haber consumido gran cantidad de agua, presuntamente procedente de la balsa citada.

Por todo ello han solicitado a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir que se abra expediente sancionador contra esta empresa y espera que se acabe este mal uso de un bien público escaso especialmente este año como es el agua, necesario para fines inexcusables como el abastecimiento de la ciudad de Sevilla y otras muchas poblaciones que deberían haber disfrutado de esta agua en vez de hacerlo la citada empresa.