domingo, 13 de abril de 2008

Exigen mayor control de las emisiones radioactivas de Almaraz

Ante el inicio de una nueva recarga de la unidad I de la central Nuclear de Almaraz, desde Ecologistas Extremadura han manifestado su preocupación por las emisiones radioactivas que se van a producir, especialmente de actualidad por los recientes incidentes en la central nuclear de Ascó, denunciados por Greenpeace.

Esta asociación, en respuesta al comunicado del CSN -que minusvalora el riesgo de las partículas radioactivas-, recuerda que ha sido reiteradamente demostrado que la radioactividad puede producir mutaciones en el ADN de los seres vivos, y que dichas mutaciones pueden derivar en malformaciones o enfermedades graves como el cáncer.

Ecologistas Extremadura ha denunciado de forma reiterada las emisiones radioactivas que esta central nuclear realiza en su funcionamiento habitual, pero también -y especialmente- en los períodos inmediatamente anteriores y posteriores a las recargas e incluso en el curso de las mismas.


Central nuclear de Almaraz 13 abril 2008, a la derecha del reactor se aprecian gases evacuados del edificio de contención

Pulsar sobre la imagen para verla con más resolución

Durante las paradas, las centrales nucleares tienen que disminuir las altas temperaturas de la zona de contención para permitir el acceso de operarios quienes, pese a sus equipos de protección, no podrían entrar si no se refrigerara. Dicha zona de contención, que habitualmente debe ser hermética, alberga unos niveles de radioactividad que en parte son liberados cuando se expulsan gases a la atmósfera.

Por tanto, desde esta asociación recuerdan que la emisión de partículas radioactivas al exterior es práctica habitual, y de hecho esta organización ya ha detectado mediante contador Geiger niveles radioactivos por encima de los legalmente admisibles en varias ocasiones, sin que dichas denuncias hayan sido clarificadas debidamente, ni tampoco sancionadas.

Desde esta organización vuelven a manifestar su desconfianza ante la supuesta labor de control de organismos como el CSN o del departamento de física de la UEX, que consideran pueden estar condicionados económica y políticamente a la hora de llevar a cabo este cometido.

Por todo ello, recomiendan a los ciudadanos de las localidades cercanas -y especialmente aquellos hacia los que se dirigen los vientos dominantes-, que exijan a sus ayuntamientos y otras administraciones controles efectivos de la radioactividad, que se hagan públicos y que sean fácilmente accesibles en tiempo real.

Enlaces relacionados:

Incidente 18 julio y mortalidad de peces en Arrocampo