sábado, 3 de mayo de 2008

Preocupación ante un nuevo incidente en la Central Nuclear de Almaraz

Desde Ecologistas Extremadura han manifestado su preocupación ante la fuga de agua de la vasija del reactor nuclear de la unidad I de Almaraz, el incidente según sus datos se habría iniciado a la 5 de la madrugada del pasado viernes 2 de mayo de 2008, la vasija contiene agua perteneciente al circuito primario y ha rebosado inundando el resto de plantas de la zona de contención, desde la planta situada a 14,6 metros habría llegado hasta la planta situada a -7,85 metros pasando esta agua radioactiva por todas las plantas intermedias, contaminándolas.

Esta agua vertida, según parece por un error humano, pertenece al circuito primario y por tanto sería radioactiva, según los datos de Ecologistas Extremadura en el día de ayer ya se trabajaba en su recogida y posterior descontaminación.

Desde esta asociación esperan que se den las explicaciones oportunas, indicando cual va a ser el destino de esta agua radioactiva y se explique si han existido emisiones de radioactividad por este incidente al embalse de Arrocampo y sobre todo a la atmósfera por estar en proceso de recarga de combustible, por lo que la válvulas de ventilación estaban abiertas, lo que podría ser de extrema gravedad.


Central nuclear de almaraz 13 abril 2008, a la derecha del reactor se aprecian gases evacuados del edificio de contención

Pulsar sobre la imagen para verla con más resolución

Desde este colectivo piden que se depuren responsabilidades, ya que este incidente consideran que es más grave que la reciente emisión de partículas radioactivas en la central nuclear de Ascó, por lo que desde esta organización consideran se deberían tomar medidas ejemplares y estudiar seriamente la posibilidad de cerrarla. Para esta asociación la alternativa más segura ante los continuos incidentes en esta central nuclear, sería proceder al cierre anticipado de esta central nuclear, cuyo permiso de explotación actual finaliza en 2010.

En esta asociación existe honda preocupación ante el cúmulo de incidentes que se repiten en esta central nuclear y la actitud del CSN, que para los ecologistas está más preocupada en justificar a la industria nuclear, intentando minimizar los incidentes en las centrales nucleares, que en garantizar la seguridad de los ciudadanos.

También les preocupa la opacidad informativa del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), la falta de respuesta a las peticiones de información que le han enviado por escrito, o la imposibilidad para acceder a información en tiempo real sobre la radioactividad de los pueblos del entorno de la central nuclear (que vienen solicitando reiteradamente desde esta asociación que se haga accesible a todos los ciudadanos) y el hecho de que desde el CSN aún no se haya informado a la opinión pública de este incidente, como se puede comprobar en su página web que no recoge información ninguna sobre este incidente cuando ya han pasado más de 24 horas.

Comunicado relacionado:

Exigen mayor control de las emisiones radioactivas de Almaraz

http://ecologistasextremadura.blogspot.com/2008/04/exigen-mayor-control-de-las-emisiones.html

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy deseando que cierren la central nuclear, cualquier día va a pasar lo de Chernobil y entonces muchos se preguntarán porque no se hizo caso a los ecologistas.

Ecologistas Extremadura dijo...

Noticia aparecida en la sexta, comunicado de Greenpeace y nota del CSN sobre este grave incidente

http://www.lasextanoticias.com/videos/reproductor/87801
http://www.lasextanoticias.com/noticia/alerta/almaraz/87301

Greenpeace emitió este comunicado
3 de mayo de 2007

LA SEGURIDAD NUCLEAR, DE PUENTE

El Consejo de Seguridad Nuclear, de nuevo informativamente ausente
mientras la seguridad de las centrales nucleares hace aguas por todos
lados

La fuga de agua radiactiva ocurrida en la madrugada del viernes en la
central nuclear de Almaraz, denunciada en primera instancia por
Ecologistas de Extremadura, vuelve a evidenciar la ineficacia y la
falta de transparencia del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), el
cual, más de 24 horas después de producirse el suceso, aún no ha
informado públicamente del mismo.

"Mientras la seguridad nuclear hace aguas por todos lados, la ausencia
pública del CSN es clamorosa y cada vez más preocupante", ha declarado
Carlos Bravo, responsable de la campaña de Energía de Greenpeace. "¿En
que quedó esa nueva etapa de eficacia y transparencia que prometió la
nueva presidenta del CSN, Carmen Martínez Ten, cuando accedió al
cargo?", añadió Bravo.

Según los datos disponibles, a eso de las 5 de la madrugada del
viernes 2 de mayo, se produjo una fuga de agua del circuito primario,
altamente radiactiva, de la vasija del reactor nuclear de la unidad I
de Almaraz, en estado de recarga. A falta de datos concretos, se sabe
que una gran cantidad de agua radiactiva inundó el suelo del edificio,
y desde ayer, una empresa subcontratada, LAINSA, se encargaba de
recoger el agua contaminada.

Greenpeace exige al CSN que de a conocer los motivos del fallo, el
destino de esta agua radioactiva, una vez recogida, aclarar si se han
producido vertidos líquidos o emisiones gaseosas de radioactividad por
este incidente al medio ambiente.

Este suceso de Almaraz, es el último caso dentro de una larga y
creciente lista de sucesos que afectan seriamente a la seguridad de
las centrales nucleares, junto con el escape radiactivo de la central
de Ascó, la rotura de barras de control de la central nuclear de
Trillo y la pérdida de piezas metálicas dentro de la vasija de este
reactor, la prealerta de emergencia de la central nuclear de
Cofrentes, a principios de abril por la rotura de una válvula….

La confluencia de factores como el acusado envejecimiento de los
reactores, los fallos propios de una tecnología intrínsecamente
peligrosa y la cada vez menor Cultura de Seguridad de los operadores
de centrales como consecuencia de la falta de competitividad de la
energía nuclear en un mercado eléctrico liberalizado, están creando
una situación de alto riesgo de que se produzca un accidente grave en
una central nuclear.

La media de edad de todas las centrales españolas es de casi 25 años
(su vida útil técnica) y todas presentan, en mayor o menor medida,
problemas de envejecimiento. En especial, la central de Santa Mº de
Garoña, la más antigua en funcionamiento (inaugurada en 1971), sufre
graves problemas de agrietamiento por corrosión en diversos
componentes de la vasija del reactor, fundamentales para la seguridad.

El Gobierno socialista de Zapatero, que dice apostar por un modelo
energético sostenible, debe cumplir su compromiso de cerrar las
centrales nucleares de forma progresiva y sustituir su aportación
energética por "energías limpias, seguras y menos costosas", como reza
su programa electoral a las Elecciones Generales 2008.

"El Gobierno socialista tiene fácil cerrar las nucleares pues la
viabilidad técnica y económica de un sistema de generación eléctrica
basada al 100% en energías renovables es un hecho ya comprobado
científicamente", ha declarado Juan López de Uralde, Director
Ejecutivo de Greenpeace. "Sólo hace falta tener la voluntad política
para hacerlo. Zapatero tiene que decidirse ya entre respetar la
palabra dada a los ciudadanos o sucumbir a las presiones del looby
nuclear", añadió López de Uralde.

http://www.greenpeace.org/espana/campaigns/energ-a-nuclear

En esta página podéis ver la respuesta del CSN que publicaron cuatro
horas después de nuestro comunicado y que demuestra su actitud que
denunciamos en nuestro comunicado y que admite sin querererlo la
gravedad del incidente, intentan ocultar que el agua es radioactiva.

http://www.csn.es/plantillas/index.jsp
No deja de ser de un cinismo intolerable del mensaje que viene justo
antes de la noticia, a ver si lo cumplen porque parece que más bien
están al servicio de la gran industria nuclear, según dicen su misión es:
La Misión del CSN es proteger a los trabajadores, la población y el
medio ambiente de los efectos nocivos de las radiaciones ionizantes,
consiguiendo que las instalaciones nucleares y radiactivas sean
operadas por los titulares de forma segura, y estableciendo las
medidas de prevención y corrección frente a emergencias radiológicas,
cualquiera que sea su origen

Fede dijo...

Creo que la alternativa de producir la energía en placas solares en los tejados de viviendas debería potenciarse mucho más, me parece una alternativa poco impactante y sin riesgos tan graves como los de la energía nuclear. ¿A que esperan nuestros gobernantes? Hacen falta más ayudas a estas energías en Extremadura.