domingo, 20 de octubre de 2002

Muerte de alisos en Las Hurdes

La construcción de un azud en Riomalo de Abajo (Cáceres) destruye una aliseda incluida en el Parque Natural de "Las Batuecas y Sierra de Francia" debido al desinterés de la administración en la conservación de nuestra riberas.

La realización de éste azud ha sido promovida por el Servicio Forestal, Caza y Pesca de la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente de la Junta de Extremadura y según parece con financiación de la Unión Europea. Este pequeño embalse está provocando la muerte de aproximadamente 50 pies de alisos en la ribera del río Ladrillar. Previamente, hace ya varios años fueron eliminados unos 30 alisos en el área extremeña para la realización de un muro de hormigón que posteriormente ha sido revestido de pizarra y en el cual se han plantado especies exóticas como Plátanos orientales o Arces Negundos. Los alisos son una especie prioritaria en conservación para la cuál se requiere una protección estricta según la Directiva de Hábitats de la Comunidad Europea.

La inundación de la zona ha supuesto la desaparición de vegetación prioritaria incluida en el Parque Natural de "Las Batuecas - Sierra de Francia", y era un atractivo del lugar por la belleza y dimensión de los árboles.

Alisos moribundos por Asfixia radicular por encharcamiento, actualmente ya no existen, al fondo la presa.

Para ampliar, pulsa sobre la imagen

En opinión de Ecologistas en Acción de Extremadura el azud era innecesario por cuanto hay lugares muy cercanos en los que es posible el baño y una pequeña disminución en su altura o un simple muro, convenientemente integrado en el paisaje y con una altura de unos 30 centímetros probablemente habría salvado a estos Alisos, impidiendo su asfixia radicular, en todo caso los responsables técnicos de la obra de La Junta de Extremadura tendría que dar explicaciones, ya que según parece nunca hay responsables de estos desaguisados ambientales cometidos por la administración y que continuamente van dañando nuestro patrimonio natural y disminuyendo las posibilidades para el turismo de naturaleza y el desarrollo turístico.

Estos azudes supuestamente se construyen para crear lo que se denominan como "piscinas naturales" y se están realizando en varias comarcas del norte de Extremadura. Pueden afectar a la fauna piscícola al impedir su paso cuando están cerradas si su altura es excesiva e impedir la presencia de especies como la trucha común al provocar un aumento en la temperatura del agua y de la contaminación. Pero lo que resulta inadmisible es que se atente además contra la vegetación de ribera por una visión trasnochada del turismo rural, que está llenando de cemento las mejores gargantas y ríos de Extremadura.

Finalmente, ha sido la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) la que ha autorizado la realización de éste azud con el consiguiente impacto ecológico sobre la vegetación y la fauna piscícola del río Ladrillar. Ecologistas en Acción de Extremadura crítica el escaso compromiso de la administración en la protección de nuestros ríos y lamenta las continuas agresiones que sufren las alisedas que son uno de los elementos más importantes para la regulación de los caudales de los ríos, ya que sirven con fijadores del suelo e impiden la erosión, además de dar un valor paisajístico notable al entorno. Actualmente los Alisos están casi muertos, han perdido la mayor parte de sus hojas y lamentablemente no es debido a que se acerca el otoño....